Frustrados con la pesca, amenazan con volver a la piratería

Arrastrando dificultosamente su pequeño bote pesquero hacia el mar, Hassan Yasin se queja de lo que él y otros somalíes de la costa ven como una amenaza a su subsistencia: el hostigamiento de...

Arrastrando dificultosamente su pequeño bote pesquero hacia el mar, Hassan Yasin se queja de lo que él y otros somalíes de la costa ven como una amenaza a su subsistencia: el hostigamiento de pescadores ilegales y los ataques de grandes pesqueros de arrastre extranjeros.

"Nos disparan apenas asomamos o destruyen nuestras embarcaciones", afirmó el joven delgado de 27 años mientras tiraba de una cuerda para hacer arrancar el motor. A lo largo de la costa hay numerosas embarcaciones llenas de arena que fueron abandonadas por sus dueños debido a lo peligroso que resulta la faena.

El secuestro el lunes de un buque tanque frente a costa del norte de Somalia sorprendió a la comunidad naviera internacional ya que no se habían registrado ataques de piratas por varios años en esa zona. Las patrullas navales de miembros de la OTAN y de otros países como China habían calmado las aguas de una ruta clave para el comercio mundial en la que hubo cientos de ataques de piratas.

La gente de este pueblo costero se imaginaba que algo como esto podía pasar.

Algunos son antiguos piratas que abandonaron esa actividad ante la presión internacional y la creciente presencia de guardias armados en los barcos de carga. Se volcaron a la pesca, pero ahora dicen que son ellos las víctimas en esta región.

Las autoridades locales han dicho en años recientes que la actividad de los pesqueros de arrastre extranjeros estaba acabando con los pescadores locales, alimentando el temor de que puedan volver a la piratería para subsistir. Acusan a los barcos pesqueros con banderas de Yemen, China, India, Irán y Yibuti.

"La pesca ilegal es un problema grave. Ya no hay tantos peces, se ha confiscado equipo y destruyeron nuestro sustento y nuestras propiedades", afirmó Aisha Ahmed, un comerciante de pescado. El presidente de la asociación de pescadores, Mohamed Saeed, dijo que la frustración va en aumento. "Solo les queda pelear", declaró.

El tanquero secuestrado estaba anclado el martes en la ciudad de Alula, según dijo a la Associated Press el alcalde Salad Nur. Indicó que unos pescadores jóvenes, incluidos algunos ex piratas, habían salido en busca de un barco extranjero para secuestrar por la frustración que sienten.

"Pescadores extranjeros están acabando con nuestro sustento de vida, privándonos de una pesca decente", expresó.

Los jóvenes están armados y exigen un rescate para devolver el barco y su tripulación, según las autoridades, que el martes por la noche hablaron con el capitán del barco.

Hay que hacer algo con la pesca ilegal, sostuvo John Steed, director de Océanos sin Piratería. "Es una actividad agresiva y a veces flotillas internacionales presionan, e incluso atacan, a los pescadores locales, lo que genera resentimiento", manifestó en un correo electrónico.

"Tenemos hambrunas y la comida escasea. La pesca es una de las respuestas", agregó. "Algunos pescadores sin trabajo se han vuelto piratas".

Señaló que la pesca ilegal no es una excusa que justifique la piratería.

Las Naciones Unidas advirtieron en octubre que la situación era frágil y que algunos piratas somalíes "tenían la intención y la capacidad de reanudar los ataques".

Steed sostuvo que en algunos sectores las autoridades bajaron la guardia ante la disminución de los ataques en años recientes. En diciembre, la OTAN suspendió su misión contra la piratería frente a las costas de Somalia.

Abdirizak Mohamed Ahmed, director de la Agencia Anti-Piratería del estado semiautónomo de Puntland, en el norte de Somalia, dijo que el ataque del lunes no lo sorprende.

Acotó que licencias de pesca falsas concedidas a pescadores extranjeros y el hecho de que la policía no interviene contribuyen al aumento de la pesca ilegal.

Los pescadores han denunciado varios ataques de pescadores ilegales. Un pescador falleció y otro resultó gravemente herido cuando un pesquero de arrastre atropelló su lancha, según Ahmed.

Pescadores locales denunciaron asimismo que pescadores extranjeros les dispararon o les robaron lo que habían pescado.

"Es un asunto de vida o muerte. Tenemos que pelear a cualquier costo", dijo el martes Bile Hussein, comandante pirata somalí. Añadió que estaba en contacto con los hombres armados que secuestraron el tanquero y que todavía no habían decidido qué rescate pedir.

___

El reporter de Associate PressAssociated Press writer Rodney Muhumuza in Kampala, Uganda, contributed.