Exministro de Guatemala absuelto en España por ejecuciones

Carlos Vielmann es libre de regresar a Guatemala después de que un tribunal español exculpase al exministro de Gobernación de su responsabilidad por la ejecución extrajudicial de diez presos en su...

Carlos Vielmann es libre de regresar a Guatemala después de que un tribunal español exculpase al exministro de Gobernación de su responsabilidad por la ejecución extrajudicial de diez presos en su país, señaló su abogado.

Vielmann se enfrentaba a 40 años de prisión e inhabilitación de por vida por la muerte de tres presos fugados del penal de alta seguridad El Infiernito en 2005 y de otros siete en la operación para retomar el control de la granja de rehabilitación El Pavón, en 2006.

Un abogado de la acusación particular y popular anunció que recurrirán la sentencia de la Audiencia Nacional en los próximos días ante el Tribunal Supremo español.

El recurso no será impedimento para que, siete años después de su detención en Madrid, Vielmann "pueda recoger su pasaporte y volver a Guatemala hoy mismo", señaló su abogado, Enrique Molina, puesto que la sentencia levanta las medidas preventivas que pesaban sobre él.

Molina dijo desconocer los planes inmediatos del exministro.

En el fallo dado a conocer el miércoles, dos de los jueces del tribunal impusieron su criterio sobre un tercero, que consideró probada la participación de Vielmann en la organización de una estructura policial paralela para llevar a cabo las ejecuciones. Pero en el auto de sentencia, al que tuvo acceso The Associated Press, el voto mayoritario falló que el proceso no acreditó de forma suficiente que el exministro conociese las circunstancias de las muertes en el marco del "Plan Gavilán", diseñado para recapturar a los fugitivos de El Infiernito.

En cuanto al "Plan Pavo Real", que desplegó a la policía y efectivos del ejército en El Pavón en septiembre de 2006, los magistrados consideraron que el juicio no probó que Vielmann "participase en la ejecución de los reclusos, ni ordenándola, ni autorizándola, ni manifestando su respaldo o aquiescencia".

Que Vielmann fuese el responsable jerárquico superior cuando ocurrieron los hechos no es tampoco suficiente argumento para el tribunal. Eso, considera el fallo, "abocaría a un régimen legal de responsabilidad objetiva que, en nuestro sistema no tiene cabida".

El abogado de los familiares de las víctimas y activistas que impulsaron la acusación popular, Manuel Ollé, dijo que "si Vielmann no daba las órdenes, él como responsable pudo impedir que se les ejecutara, se puso voluntariamente en una situación de ceguera para no ver nada".

"En el plenario hubo elementos más que suficientes para probar la culpabilidad", dijo Ollé, que prepara ya un recurso de la sentencia ante el Tribunal Supremo. Se desconoce si el fiscal, que representaba la acusación pública del Estado, también la recurrirá.

Al igual que el juez José Ricardo de Prada, que emitió el voto particular en la sentencia, el abogado criticó que el tribunal se negase a admitir la declaración de un testigo clave de la acusación.

Los hechos ocurrieron cuando Vielmann fue ministro de Gobernación entre 2004 y 2007 bajo el gobierno de Óscar Berger. Dos años después obtuvo la nacionalidad española, aunque conservó la guatemalteca.

El exministro fue detenido en Madrid en 2010 en el marco de la causa iniciada por la Comisión Internacional contra la Impunidad de Guatemala, que cuenta con el respaldo de Naciones Unidas. En 2015, un tribunal suizo condenó a cadena perpetua al que fuera director de la Policía Nacional Civil bajo la supervisión de Vielmann, Erwin Sperisen, por la muerte de los siete reos de El Pavón. El exsubdirector general de investigación criminal de la Policía Nacional Civil, Javier Figueroa, fue absuelto en octubre de 2013 por un tribunal de Austria, donde se había fugado.

Las organizaciones de derechos humanos y familiares de las víctimas pidieron responsabilidades políticas desde el primer día. El miércoles, activistas de la Asociación de Mujeres de Guatemala en España se mostraron disconformes con el desarrollo del juicio y el fallo absolutorio. "Hoy la comunidad internacional le puede agradecer a la Audiencia Nacional española la perpetuación de la impunidad por crímenes gravísimos de limpieza social en Guatemala", dijo Mercedes Hernández, directora de la Asociación, que siguió de cerca el proceso. Añadió que "la sentencia absolutoria es una victoria más para los poderosos, los ricos, los dueños y amos de Guatemala".

Varios familiares de las víctimas, expolicías, funcionarios de prisiones y reos fueron llamados como testigos durante el juicio celebrado en Madrid entre el 10 de enero y el 22 de febrero. También testificó el propio expresidente Berger.

Durante el proceso, Vielmann negó toda responsabilidad en las ejecuciones: "Yo mi nombre no lo iba a manchar por permitir la muerte de reclusos", le dijo al tribunal en el interrogatorio inicial. El exministro reiteró en todo momento que no trató de rehuir a la justicia en su país con su traslado a España sino que éste se había producido por circunstancias familiares.