Un asesor del presidente polaco Andrzej Duda desestimó el miércoles las inquietudes suscitadas por una ola de renuncias en las fuerzas armadas, aseverando que no afectarán la calidad del cuerpo castrense del país, que pertenece a la OTAN.

Una treintena de generales han renunciado recientemente desde que asumió el poder un gobierno conservador en el 2015, pero ya han sido reemplazados.

Uno de ellos, general Miroslaw Rozanski, se quejó de que el ministro de Defensa, Antoni Macierewicz, ignora sus opiniones.

La renuncia más reciente fue la del jefe de las fuerzas especiales general Jerzy Gut, alegando razones personales. Fue reemplazado por el general Wojciech Marchwica.

El asesor presidencial Andrzej Dera declaró que el mandatario, como comandante en jefe de las fuerzas armadas, aprecia a los generales recién designados y no está preocupado por la calidad del sistema de defensa.