El Consejo ucraniano de Seguridad y Defensa anunció el miércoles un bloqueo total de transportes a las zonas rebeldes en el este del país, lo que probablemente tendrá graves efectos económicos y podría poner en peligro el precario alto el fuego en la región.

"Se establecerá hasta que los invasores devuelvan la industria ucraniana robada a la jurisdicción ucraniana", afirmó el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, ante el consejo de seguridad nacional del país en Kiev, según declaraciones recogidas por la agencia rusa de noticias Interfax.

Pese al conflicto iniciado hace tres años se han mantenido muchos lazos comerciales entre el territorio en poder del gobierno y las zonas controladas por los separatistas, que tienen una economía basada en la industria pesada, en especial minería de carbón y metalurgia.

Se cortarán todas las conexiones por carretera y ferrocarril con los territorios controlados por los rebeldes, dijo a la prensa Oleksander Turchynov, presidente del Consejo de Seguridad y Defensa, según indicó la agencia rusa de noticias TASS.

La única excepción serán los envíos de material humanitario, indicó Poroshenko.

La noticia sigue a bloqueos similares no oficiales organizados por activistas nacionalistas en torno a los territorios rebeldes.

El bloqueo activista, que comenzó en enero, afectó gravemente al comercio en ambos bandos al interrumpir los envíos de carbón a zonas controladas por el gobierno y los cargamentos procedentes de molinos y fábricas que son la base de la economía del este.

El gobierno de Proshenko criticó entonces a los activistas afirmando que el bloqueo perjudicaba a los ucranianos de a pie al reducir el suministro de carbón y crear desabastecimiento energético. Las fuerzas ucranianas de seguridad detuvieron esta semana a docenas de activistas que participaban en el bloqueo.

Los líderes rebeldes en Donetsk dijeron este mes que habían tomado el control de 40 fábricas y minas de carbón en represalia por el bloqueo. Entre las instalaciones afectadas están las de Rinat Akhmetov, considerado el hombre más rico de Ucrania.

La cuestión del bloqueo ha agravado la tensión en Ucrania, donde los combates entre fuerzas del gobierno y rebeldes separatistas se han cobrado más de 9.800 vidas desde abril de 2014.