Inditex, la minorista española de moda propietaria de marcas como Zara, reportó el miércoles un aumento del 10% en su beneficio neto del pasado año fiscal por las fuertes ventas y la apertura de nuevas tiendas.

El beneficio del grupo en su último año fiscal, que terminó el 31 de enero, subió a 3.160 millones de euros (3.350 millones de dólares) desde los 2.880 millones de euros (3.060 millones de dólares) del periodo anterior.

Las ventas de Inditex crecieron un 12% hasta 23.300 millones de euros (24.700 millones de dólares) en el mismo periodo.

Tras una fuerte expansión en 2016, el grupo amplió su cadena de tiendas a 7.292 en 93 mercados.

Inditex, con sede en la localidad noroccidental de Arteixo, opera ocho marchas distintas incluyendo Zara Home, Massimo Dutti y Bershka y da empleo a más de 160.000 personas.

Las acciones de Inditex ganaban un 0,4% hasta 31,5 euros en las primeras cotizaciones de la mañana en Madrid.