La cifra oficial de muertos en el ataque extremista de la semana pasada contra un hospital de Kabul subió el miércoles a 50 personas, según indicó un funcionario.

Las autoridades habían informado en un principio de 30 muertos en el ataque del 8 de marzo. Pero el general Helaludin Helal, viceministro de Defensa y responsable del equipo que investiga el ataque y sus consecuencias, presentó la nueva cifra en una rueda de prensa.

El ataque fue reivindicado por el grupo extremista Estado Islámico. En total hubo cinco agresores, explicó Helal: un suicida que se inmoló con un cinturón bomba y cuatro hombres armados que asaltaron el edificio.

Hay 24 personas detenidas y bajo investigación, señaló Helal, ya sea por participar en la planificación del ataque o por faltar a su deber al no impedirlo.