El enfrentamiento entre un exmiembro de la comisión formada por el papa Francisco para abordar los abusos sexuales y el Vaticano se caldea. Marie Collins, una conocida sobreviviente irlandesa, desafió a un destacado cardenal que aseguró que su oficina cooperó con el grupo.

En una carta abierta el martes, Collins afirmó que la Congregación para la Doctrina de la Fe ignoró o saboteó sus propuestas para proteger a los niños y atender a las víctimas de abusos que ya habían sido aprobadas por el pontífice.

Collins corrigió al cardenal Gerhard Mueller, que dijo que uno de los trabajadores de la congregación formó parte de la comisión, apuntando que dejó el cargo en 2015.

En un revés para las acciones de Francisco contra los abusos sexuales, Collins renunció el 1 de marzo alegando una falta de cooperación "inaceptable" con la oficina de Mueller, que procesa los casos contra supuestos curas pedófilos.