Policía nepalí derriba asentamiento de víctimas de sismo

La policía de Nepal derribó el martes cientos de chozas en Katmandú que servían de refugio para las víctimas del potente terremoto de 2015 desde hace dos años.Agentes antimotines emplearon bulldozers...

La policía de Nepal derribó el martes cientos de chozas en Katmandú que servían de refugio para las víctimas del potente terremoto de 2015 desde hace dos años.

Agentes antimotines emplearon bulldozers para echar abajo unas 440 chabolas fabricadas con bambú, lonas y plásticos, en las que vivían unas 2.000 personas, en las inmediaciones del templo de Boudha.

Los residentes habían sido avisados un mes antes, pero se sorprendieron al ver aparecer las topadoras. Muchos se apresuraron a sacar sus pertenencias, diciendo que no tenían a donde ir porque las autoridades no ofrecieron alojamientos alternativos.

"Nuestra casa está destrozada. No tengo ni idea de dónde voy a vivir con mi hijo de un año", señaló Chameli Pariyar, de 40 años, quien afirmó que está demasiado enferma para trabajar y tiene pensado pedir limosna en templos cercanos.

Las autoridades explicaron que están instando a los residentes a solicitar ayuda gubernamental para reconstruir sus viviendas.

"Les dimos tiempo suficiente para marcharse y les dijimos que regresen a sus pueblos para recibir las ayudas del gobierno", explicó Him Nath Dawadi, administrador del ejecutivo en Katmandú.

Nepal recibió duras críticas por su lentitud para ayudar a los afectados en la reconstrucción de sus casas tras el sismo de magnitud 7,8 que sacudió la nación del Himalaya en abril de 2015. El terremoto causó 9.000 muertos y dañó casi un millón de casas y estructuras en todo el país.

Hasta el momento solo se han distribuido 250 millones de dólares entre algunas de las 554.614 familias sin hogar. En total Nepal recibió 2.600 millones de dólares de los 4.000 millones prometidos por gobiernos extranjeros, según el departamento encargado de la reconstrucción.

Los pagos cubrieron solo los primeros 450 dólares de la ayuda total de 1.890 dólares prevista para cada familia en esta situación.

El campo Boudha destruido el martes era el más grande de los habilitados para las personas desplazadas por el movimiento telúrico. En la capital nepalí hay docenas de asentamientos más pequeños, pero las autoridades no tienen planes para desmantelarlos de inmediato.