Legisladores de Indiana están sopesando una propuesta que prohibiría los llamados campus santuario, en momentos en que varias universidades de Estados Unidos están haciendo lo propio para ver si ofrecen refugio o no a los universitarios dreamers.

A nivel nacional, el movimiento santuario ha ido en aumento desde que Donald Trump convirtió al combate de la inmigración ilegal en uno de los temas centrales de su campaña presidencial. Las exigencias específicas varían pero muchas personas piden a funcionarios de universidades y colegios comunitarios que limiten su cooperación con autoridades federales de inmigración, porque les preocupa el futuro de estos estudiantes durante el gobierno de Trump.

En el estado del vicepresidente Mike Pence, estudiantes y profesores de la Universidad de Indiana, la Universidad de Notre Dame, Universidad Estatal de Ball y otros campus han presionado a sus funcionarios, aunque ninguno se ha declarado campus santuario.

Aun así, legisladores que argumentan que las "entidades gubernamentales" no deben de poder escoger qué leyes cumplir están tomando medidas para prohibir proactivamente que las instituciones que aceptan fondos estatales o federales adopten tal designación.

Una propuesta de los senadores republicanos Mike Young y Mike Delph estipula que los colegios comunitarios y universidades que violen la prohibición correrían el riesgo de que la agencia presupuestaria del estado les deje de dar fondos. Una corte también podría bloquear una política santuario en casos donde hay demandas.

"A ninguna entidad -- sean entidades gubernamentales, instituciones privadas o individuales -- le toca escoger qué leyes acatar y cuáles no", dijo Young, republicano de Indianápolis, en la sala del Senado.

Al final la medida fue aprobada por una votación de 35-15. Seis republicanos se unieron a los demócratas en oposición a la propuesta. Ahora pasa a la cámara baja.

Arkansas, Texas, Georgia, Mississippi y Pensilvania son algunos de los estados donde se ha propuesto arremeter contra los campus santuario. La propuesta de Arkansas fue derrotada el mes pasado.

Antes de esto, Indiana prohibió que municipios y pueblos se declaren "ciudades santuario" pero no incluyó a colegios comunitarios ni universidades.

Algunos centros superiores que han rehusado usar la designación de santuario dicen que el término es solo un gesto simbólico, especialmente porque no tiene una definición legal ampliamente aceptada. Advierten que podría causar demandas innecesarias.