Bolivia: Exgobernador es sentenciado a 15 años por homicidio

Un exgobernador en Bolivia fue sentenciado a 15 años de prisión por homicidio, después de un juicio de ocho años y medio durante el cual estuvo preso, se informó el sábado.La defensa de Leopoldo...

Un exgobernador en Bolivia fue sentenciado a 15 años de prisión por homicidio, después de un juicio de ocho años y medio durante el cual estuvo preso, se informó el sábado.

La defensa de Leopoldo Fernández, de 64 años, dijo que apelará la sentencia y denunció al gobierno del presidente Evo Morales por "injerencia política" en el proceso.

El exgobernador del departamento amazónico de Pando y otras tres personas fueron condenadas por un panel de tres jueces el viernes por la noche por su participación en un enfrentamiento en 2008 en el que murieron 13 personas.

"Es inocultable la injerencia política en este proceso desde que inició... el gobierno me necesita culpable para justificar las detenciones a los opositores a su gobierno. Eso me preocupa porque van ir por más que piensen diferente", dijo Fernández a los periodistas.

Mientras tanto, Morales en conferencia de prensa dijo no estar de acuerdo con la sentencia y que la justicia "perdonó 15 años de cárcel" a Fernández.

El abogado defensor de la exautoridad, Karlo Brito, adelantó que van a apelar una vez se cumpla con la lectura completa de la sentencia el próximo miércoles.

"Se ha presentado las pruebas necesarias para demostrar su inocencia, pero se le ha condenado a 15 años, vamos apelar, porque se debe absolver a mi defendido", agregó.

La hija, Pamela Fernández, dijo a The Associated Press que su padre podría quedar en libertad al haber cumplido más de la mitad de la condena, pero solo si acepta la sentencia judicial.

Mary Carrasco, abogada de las familias de las personas que fallecieron, tampoco están de acuerdo ya que ellos pidieron una pena de 30 años.

Fernández gobernó Pando de 2006 hasta septiembre de 2008, cuando fue detenido y acusado de promover la violencia en su región contra campesinos por una disputa por tierras que terminó con la muerte de nueve campesinos y cuatro funcionarios.

Se declaró inocente y culpó al ministro de la presidencia Juan Ramón Quintana de alentar el uso de armas y de la violencia para poder sacarlo de su cargo. En 2014 se le otorgó la detención domiciliaria por padecer problemas renales.