Algunos legisladores conservadores exigieron el viernes cambios más drásticos en Medicaid y en los requisitos para seguros de los que aparecen en la propuesta de salud de los representantes republicanos, y advirtieron que se opondrán a la iniciativa de ley en caso de que no se reformule. La Casa Blanca dio indicios de una apertura a las negociaciones, pero los líderes en la cámara baja ofrecieron resistencia.

A menos de dos semanas de que se debata el modelo republicano en el pleno de la Cámara de Representantes, los desacuerdos subrayaron los desafíos que enfrentan los dirigentes republicanos en su intento de obtener votos para aprobar una ley que derogue la reforma de seguros médicos del presidente Barack Obama.

También generó dudas sobre si los líderes en el Congreso que se niegan a realizar cambios se quedarán atrás dado que la Casa Blanca está dispuesta a negociar. Además, ilustró nuevamente las marcadas divisiones entre la dirigencia republicana y algunos conservadores, incluso en un momento en el que el partido intenta alcanzar una de sus metas más ambiciosas.

"Si eso es lo mejor que pueden hacer, entonces tal vez tienen un conteo distinto al mío", dijo el representante Mark Meadows, representante de Carolina del Norte y líder del grupo conservador House Freedom, en una insinuación de que el proyecto de ley republicano carecía de los votos suficientes para su aprobación.

Una de las prioridades conservadoras es frenar rápidamente los fondos adicionales que la ley de Obama le otorga a los estados para expandir el programa federal-estatal Medicaid para 70 millones de personas de bajos ingresos. El plan republicano pondría fin a los fondos adicionales en 2020, excepto para aquellos que ya estén en el programa, pero los conservadores quieren acelerar esa fecha a 2018 para ahorrar dinero.

En la Casa Blanca, el portavoz Sean Spicer insinuó el viernes que el presidente Donald Trump estaba mostrando flexibilidad.

"Si alguien tiene una idea que convierta esta legislación en una más accesible, que brinde más opciones al pueblo estadounidense, reduzca los costos y esté más enfocada en el paciente, él quiere escucharla", Spicer. Afirmó que Trump está "dispuesto a escuchar a distintos individuos" sobre la fecha de Medicaid, pero añadió que "en este momento, la fecha que está en la propuesta es la que el presidente apoya".

El líder de la mayoría en la Cámara de Representantes, el republicano Kevin McCarthy de California, dijo previamente a los reporteros que adelantar la fecha sería "muy complicado". Muchos moderados en los 31 estados que expandieron Medicaid — así como las 11 millones de personas adicionales — no quieren que el monto adicional se acabe antes.

___

La periodista de Associated Press Darlene Superville contribuyó a este despacho.