El principal contingente curdo sirio que combate a los milicianos del grupo extremista Estado Islámico en el norte de Siria afirmó el viernes que tiene suficientes tropas como para atacar la capital de facto de la milicia radical con ayuda de la coalición que lidera Estados Unidos. Las declaraciones eran también una advertencia velada a Ankara y a otras fuerzas opositoras rivales con apoyo turco que avanzan hacia la ciudad.

Las declaraciones de Cihan Sheikh Ehmed, vocera de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF, por sus siglas en inglés), coincidieron con un aumento de la presencia de tropas estadounidenses sobre el terreno en la batalla para recuperar Raqqa, en el norte de Siria.

El general Joseph Votel, máximo comandante de Estados Unidos en Oriente Medio, indicó el jueves que se aumentaría y prolongaría la presencia militar estadounidense en Siria para acelerar la lucha contra el grupo EI y mitigar las fricciones en el complejo mosaico de facciones enfrentadas en el país.

La portavoz de las SDF afirmó que el número de combatientes ha aumentado conforme los residentes de zonas recién arrebatadas a la milicia extremista se suman al contingente, que tiene combatientes de distintas etnias. Las SDF han sido el grupo más eficaz en la lucha sobre el terreno en Siria contra el grupo EI.

"Tenemos suficientes fuerzas para liberar Raqqa con ayuda de la coalición", dijo Sheikh Ehmed, añadiendo que las tropas tienen información sobre que la milicia radical está trasladando a algunos de sus líderes fuera de la ciudad y cavando túneles para preparar encarnizadas batallas callejeras. Se están produciendo combates de ese tipo en la vecina Irak, donde tropas iraquíes respaldadas por una coalición que lidera Estados Unidos luchan para expulsar al grupo armado de la mitad occidental de la ciudad de Mosul, el último gran bastión urbano del grupo EI en Irak.

Sin embargo, es probable que las declaraciones de la portavoz molesten a Turquía, que ha insistido en que sean los combatientes sirios de oposición respaldados por Ankara, y no las SDF, quienes lideren la ofensiva sobre Raqqa. Las SDF están dominadas por una milicia curda siria conocida como Unidades Populares de Protección, o YPG. Ankara ha declarado a ese grupo como organización terrorista y considera que está relacionado con la insurgencia curda en Turquía.

También el viernes, el ejército turco dijo que tropas turcas y sus fuerzas opositoras sirias aliadas "neutralizaron" a 71 combatientes curdos sirios en el norte de Siria esta semana.

Las operaciones forman parte de la incursión turca iniciada hace meses en su país vecino, para combatir al grupo EI, pero también en un esfuerzo de frenar los avances de las SDF respaldadas por Estados Unidos.

Desde el inicio de la operación turca en agosto, el contingente formado por las fuerzas turcas y sus aliados opositores sirios ha matado hasta a 2.647 milicianos del grupo EI y a 425 curdos sirios en Siria, según el comunicado del viernes.

El ejército turco añadió que más de 2.000 kilómetros cuadrados (772 millas cuadradas) del norte de Siria están ahora bajo control de las fuerzas con apoyo de Turquía.

Las SDF libran una ofensiva en la zona de Raqqa desde noviembre y han cortado importantes rutas de suministro empleadas por el grupo extremista. Han arrebatado a sus oponentes amplios territorios a los milicianos al abrigo de ataques aéreos de la coalición que lidera Estados Unidos.

Los líderes del Pentágono presentaron a finales del mes pasado a la Casa Blanca un nuevo plan para derrotar al grupo EI. La propuesta enumeraba varias opciones para la lucha en Irak y Siria. La Casa Blanca aún no ha aprobado los planes, pero los últimos despliegues en Siria indican que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, podría inclinarse hacia dar más flexibilidad al Pentágono para tomar decisiones rutinarias de combate en la lucha contra la milicia radical.

Sheikh Ehmed indicó que las tropas de la coalición que lidera Washington han aumentado su presencia en el norte de Siria y tienen más peso en la batalla por Raqqa. No dio cifras de efectivos de la coalición de Estados Unidos.

Es improbable que Rusia se quede al margen de la lucha por la ciudad, al igual que las fuerzas del presidente de Siria, Bashar Assad, al que apoya Rusia.

El ejército ruso dijo el viernes que sus aviones de combate habían matado a más de 600 milicianos en una semana en misiones de apoyo a la ofensiva del ejército sirio contra el grupo EI. La aviación rusa realizó 452 ataques en apoyo de las fuerzas gubernamentales sirias, dijo el coronel general Sergei Rudskoi.

Además, señaló Rudskoi, las fuerzas del gobierno sirio recuperaron en la última semana 92 localidades en un territorio de 479 kilómetros cuadrados, o 185 millas cuadradas.

___

Los periodistas de Associated Press Suzan Fraser en Ankara, Turquía, y Vladimir Isachenkov en Moscú contribuyeron a este despacho.