En la prestigiosa Nueva Escuela de Economía de Moscú, con frecuencia un personaje destacado da un discurso en la ceremonia anual de graduación. El presidente Barack Obama se dirigió a los alumnos en 2009. Expresidentes de México y de la República Checa han hablado en ceremonias recientes.

El año pasado, la universidad invitó a Carter Page, un exbanquero de inversiones poco conocido y asesor de política exterior del entonces candidato presidencial estadounidense Donald Trump. No sería la última ocasión en que Page atraería atención inesperada —y en demasía, según algunos— por su relación con el magnate, sus embrollos en Rusia y el turbio nexo entre ambos.

Page, que dejó la campaña antes de los comicios, ha surgido como un personaje crucial en la controversia sobre los vínculos de los colaboradores de Trump con el Kremlin. The New York Times ha reportado que Page se encuentra entre los socios del ahora presidente cuyos potenciales contactos con Moscú están siendo investigados por el FBI. Las comisiones del Congreso que indagan el hackeo de Rusia durante las elecciones y los vínculos de la campaña de Trump le han solicitado a Page que conserve los materiales relacionados con sus pesquisas.

Para los que argumentan que el escrutinio sobre Trump es exagerado, Page es el tipo de personaje vinculado con frecuencia a una campaña presidencial que tenía menos personal del necesario y que pasó apuros para reclutar a asesores de políticas, al tiempo que dedicó poco tiempo a verificar los antecedentes de los que sí se unieron al equipo.

Pero para los que creen que la campaña de Trump se coludió con Rusia mientras infiltraba las computadoras de los grupos demócratas, Page podría ser el vínculo crucial entre el candidato y Moscú. Page argumenta que es blanco de una conspiración organizada por Hillary Clinton —la exrival de Trump_, y sus aliados que participaron en un "fraude electoral grave en la forma de desinformación, supresión de la disidencia, crímenes de odio y otros abusos extensos".

La presentación de Page en la universidad rusa de inmediato causó sorpresa.

Para un asesor de un aspirante presidencial estadounidense que da un discurso en el extranjero, su mensaje fue sorprendentemente crítico de Estados Unidos. Lo dio en momentos en que las exhortaciones de Trump para sostener relaciones más cálidas con el Kremlin fueron una fuente de críticas de los demócratas y generaron alarma entre algunos republicanos.

Washington tenía un "enfoque hipócrita en ideas tales como la democratización, la inequidad, la corrupción y el cambio de régimen" en su trato con Rusia, afirmó Page en la escuela.

Page y exfuncionarios de la campaña de Trump dicen que él hizo el viaje en carácter personal y no como representante de la campaña. Pero autoridades de la universidad han dicho claramente que el atractivo de la invitación a Page eran sus conexiones y su conocimiento de la campaña de Trump.

"Nos interesaba lo que estaba pasando. Ya desde entonces la candidatura de Trump generaba sorpresa, y todo el mundo tenía mucha curiosidad", dijo Shlomo Weber, director académico en la Nueva Escuela de Economía, en una entrevista con la radiodifusora Komsomolskaya Pravda.

Page ha ofrecido respuestas contradictorias acerca de sus contactos con las autoridades rusas durante su visita. El jueves, le dijo a The Associated Press que no se reunió con el viceprimer ministro ruso Arkady Dvorkovich, que también habló en la graduación. Pero en septiembre declaró al Washington Post que sí habló brevemente con Dvorkovich.

Trump se ha distanciado de Page y ha dicho que nunca lo conoció. Los que laboraron en la comisión asesora de política exterior en la campaña también dijeron que tuvieron contacto limitado con Page.

_

Los periodistas de la AP Jim Heintz en Moscú y Maria Danilova contribuyeron con este despacho.

_

Julie Pace está en Twitter como: http://twitter.com/jpaceDC