EEUU: Mejoran condiciones para combatir incendios forestales

Los vientos que avivaban los incendios forestales que cobraron vidas al arrasar enormes franjas de tierra en cuatro estados de las Grandes Llanuras finalmente disminuyeron el jueves, lo que da...

Los vientos que avivaban los incendios forestales que cobraron vidas al arrasar enormes franjas de tierra en cuatro estados de las Grandes Llanuras finalmente disminuyeron el jueves, lo que da esperanzas a las cuadrillas que tratan de contener las llamas.

Sin embargo, el personal de emergencia advirtió que las condiciones extremadamente secas y los focos activos podrían causar que el incendio se reavive, incluso en áreas donde el fuego "no dejó mucho qué consumir".

La mayoría de la tierra reducida a brasas se encuentra en Kansas, donde cerca de 2.000 bomberos han estado combatiendo una serie de incendios que consumieron más de 2.600 kilómetros cuadrados (1.000 millas cuadradas) y dañaron o destruyeron decenas de estructuras. Los operativos del jueves se centraban en cuatro condados, de los 21 del lunes.

Un incendio, que abarca dos condados a lo largo de los límites del sur Kansas con Oklahoma, es el incendio forestal más grande que se haya registrado en Kansas. Funcionarios de emergencias indicaron el jueves que los equipos detectan los focos activos luego que el fuego quedara contenido en un 70% en el condado Comanche y 50% en el condado Clark.

La supervisión es crucial porque la tierra se encuentra "extremadamente seca", y era posible que los troncos de los árboles que siguen ardiendo arrojen chispas y reviven el fuego, de acuerdo con John Lehman, coordinador de emergencias en el condado Comanche, donde 606 kilómetros cuadrados (234 millas cuadradas) han sido consumidos por las llamas.

"No se necesita mucho para que un incendio se desate y son difíciles de apagar. Es una zona muy seca", afirmó Lehman.

En el vecino condado Clark, donde 1.620 kilómetros cuadrados (625 millas cuadradas) han sido consumidos, la vocera de la gestión de emergencias, Allison Kuhns, dijo que "francamente, no queda mucho qué quemar". La única víctima del fuego en el estado fue un conductor de tráiler que murió por el humo en el condado el lunes luego que su camión derrapó.

Las cuadrillas en Kansas también evalúan lo que quedó de un incendio cerca de Hutchinson que destruyó nueve hogares y abarcó casi 28,5 kilómetros cuadrados (11 millas cuadradas), junto con un incendio en el condado Rooks que se encuentra contenido en un 97%.

Aproximadamente 1.412 kilómetros cuadrados (545 millas cuadradas) también fueron arrasados en Oklahoma, donde una mujer murió de un ataque cardiaco al tratar de proteger su granja.

___

Los periodistas de The Associated Press David Warren en Dallas, Jim Suhr en Kansas City, Missouri, y Jill Bleed en Little Rock, Arkansas, contribuyeron a este despacho.