La cámara alta del Parlamento suizo rechazó el jueves una propuesta presentada por un partido populista de derecha para prohibir el uso de burkas y niqab, los atuendos femeninos musulmanes que cubren el cuerpo y el rostro y que se han vuelto emblemáticos de las tensiones culturales en partes de Europa.

El Consejo de Estado votó 26-9, con cuatro abstenciones, contra la medida, que fue aprobada por la cámara baja en septiembre por un solo voto. El cantón italohablante de Ticino promulgó una prohibición de las burkas el año pasado.

El asunto está en el eje de los problemas de Europa para integrar a los musulmanes y es avivado por temores al islamismo radical. Las burkas son atuendos que lo cubren todo y tienen una malla para los ojos. La niqab tiene una apertura para los ojos. Francia y Bélgica han promulgado prohibiciones similares.

Los proponentes de la medida dicen que esos atuendos no deberían ser permitidos por razones de seguridad e insisten en que las burkas contradicen los derechos de las mujeres.

Los oponentes dicen que la medida es un ataque al islam, insisten en que las leyes existentes son suficientes y apuntan que las burkas son raramente vistas en Suiza. Dicen además que los legisladores deberían evitar inmiscuirse en lo que viste la gente.

La medida, auspiciada por el legislador del Partido Popular Walter Wobmann, cambiaría la Constitución para prohibir cubrirse el rostro en público. Un cartel de la campaña muestra una silueta de una mujer luciendo el niqab junto a un hombre enmascarado a punto de lanzar una bomba incendiaria.

Anian Liebrand, exdirigente juvenil del partido, dijo que el movimiento llamado "Sí a la prohibición de rostros cubiertos" ha conseguido dos terceras partes de las 100.000 firmas necesarias para septiembre para que el asunto sea sometido a referéndum.

"Estamos convencidos de que la gente va a votar sí", dijo. "Hemos hecho numerosas encuestas y conseguido firmas. Estamos optimistas".