Polo de desarrollo en Cuba recibió empresas de 11 países

La Zona Especial del Puerto de Mariel, el emprendimiento más grande realizado en Cuba en los últimos años para dar cabida a un polo de desarrollo industrial, recibió en tres años inversiones de 24...

La Zona Especial del Puerto de Mariel, el emprendimiento más grande realizado en Cuba en los últimos años para dar cabida a un polo de desarrollo industrial, recibió en tres años inversiones de 24 empresas de 11 países.

"Una zona especial no es un proyecto a corto plazo, es el desarrollo de un área virgen que tiene un puerto de aguas profundas", explicó Óscar Pérez, director de Evaluaciones de la Oficina de la Zona Especial, la más importante apuesta para atraer inversiones foráneas por parte del gobierno del presidente Raúl Castro.

Debido a las críticas sobre la lentitud y burocracia de las autoridades para aprobar iniciativas y el afincamiento de firmas extranjeras, Pérez ha tenido que defender la iniciativa. "Marchamos a un ritmo discreto pero sostenido", dijo el marco de la XXII Reunión Ordinaria del Consejo de Ministros de la Asociación de Estados del Caribe, que sesionó este jueves en Cuba.

De las decenas de kilómetros que fueron marcadas para el proyecto, se está usando una primera área en la que se instalaron compañías de Panamá, México, mixtas de Cuba, brasileñas y españolas, indicó Pérez. La iniciativa arrancó a mediados de 2013 y fue ofrecida por Cuba a socios potenciales en varios foros de negocios internacionales.

Ubicado a unos 50 kilómetros de la capital, el Puerto de Mariel —con sus 17,9 metros de profundidad— reemplaza al de La Habana, que no pudo ser ampliado debido a que la extensión urbana de la ciudad y un túnel bajo la bahía lo impedían. La región aledaña al nuevo puerto se convertirá en una zona de desarrollo.

El Puerto de Mariel fue inaugurado en enero de 2014, aunque la norma que regula la actividad de la zona —y por la cual se dan facilidades fiscales y aduaneras a las empresas que se instalen allí— fue publicada en 2013.

Las autoridades cubanas insistieron en que serán meticulosos a la hora de aprobar a los inversionistas a pesar de las necesidades de dinero fresco proveniente del extranjero. Todo con la finalidad de evitar que se convierta en un área de maquila con productos sin valor agregado o que se instalen iniciativas que deterioren el medio ambiente.

El Puerto y la zona generaron muchas expectativas tras su inauguración en medio de un proceso de deshielo iniciado en 2014 entre el presidente Castro y el exmandatario estadounidense Barack Obama. Sin embargo, Obama no logró convencer al Congreso de levantar las sanciones impuestas a Cuba hace más de cinco décadas para presionar un cambio de gobierno en la isla.

En lo que va del año, Cuba ha aprobado tres inversiones en Mariel: una firma de ingeniería portuguesa que produce materiales para la construcción, una panameña que instalará una estación de servicio para autos y una española de pinturas, indicó Pérez.

Con condiciones económicas difíciles, la isla tuvo un decrecimiento económico de -0.9 % del Producto Interno Bruto en 2016 y las autoridades insistieron en que necesitan 2.500 millones de dólares anuales de inversiones extranjeras para sacar adelante al país. Sin embargo, la directora de inversiones de Comercio Exterior, Déborah Rivas reconoció que hay dificultades para cumplir ese objetivo. Según Rivas, los funcionarios de gobierno no estaban "nada satisfechos" con el desarrollo de la inversión extranjera en Cuba y reconoció que además de las condiciones objetivas como el embargo estadounidense había otras subjetivas en el país, como la falta de capacitación y cierta lentitud entre los encargados del área.

----------

Andrea Rodríguez esta en Twitter como www.twitter.com/ARodriguezAP