El comisionado penitenciario de Maine ordenó a los empleados de las prisiones estatales que dejen de obligar a las mujeres a quitarse el sostén cuando visitan a los presos, se informó el jueves.

El comisionado Joseph Fitzpatrick dijo desconocer que se obligaba a las mujeres a quitarse esa prenda interior que aparentemente hacía sonar las alarmas de los detectores de metales, y que se enteró del asunto a través de la prensa.

Dijo que no había recibido quejas formales.

Rechazó un pedido de declaraciones de The Associated Press.

En 2015, las abogadas que visitaban a sus clientes en la cárcel del condado de Cumberland en Portland presentaron quejas porque les obligaban a quitarse el brasier. Esa medida también ha sido derogada.