Los comentarios del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y otros funcionarios del país acusando a Berlín de "prácticas nazis" no pueden tolerarse y deben detenerse, dijo el jueves la canciller alemana, Angela Merkel.

En sus declaraciones más duras hasta ahora sobre el tema, Merkel dijo al parlamento que la comparación con los nazis era "triste" y "tan increíblemente inapropiada que en realidad uno no puede comentarla, pero no es justificable".

"No permitiremos que las víctimas de los nazis sean trivializadas", afirmó. "Estas comparaciones con los nazis deben detenerse".

Erdogan vertió las acusaciones durante el fin de semana después de que varias municipalidades alemanas cancelaran actos en los que estaba prevista la participación de ministros turcos en apoyo del referéndum sobre una reforma constitucional que concederá más poderes al presidente de Turquía. Alrededor de 1,4 millones de personas de ascendencia turca que viven en Alemania pueden votar en la consulta.

Reduciendo la acalorada retórica de los últimos días, el primer ministro de Turquía, Binali Yildirim, dijo el jueves a periodistas en Ankara que Alemania parece haber tomado partido en el inminente referendo, pero no repitió la alusión a los nazis.

Cuando se le preguntó por las críticas de Merkel a los comentarios de Erdogan, Yildirim dijo que a Alemania "puede molestarle" la probable victoria del "sí" en la votación, pero que si está interfiriendo en los asuntos de otro país es una "intromisión" y está "muy mal".

Algunos actos de campaña se han celebrado y el gobierno de Merkel ha insistido en que no participó en bloquear los otros, si bien debe respetar las decisiones de las autoridades locales.

Sin embargo, ante la escalada del tono en Ankara, las autoridades alemanas han expresado un creciente descontento con Turquía.

Otro factor que ha avivado las tensiones es la detención en febrero del reportero de un diario alemán en Turquía. Erdogan ha acusado a Deniz Yucel de ser espía alemán y "representante" del ilegalizado grupo rebelde curdo PKK.

Yucel, reportero del periódico Die Welt y ciudadano turco, fue detenido en Estambul por sus artículos sobre un ciberataque contra la cuenta de email del ministro de Energía del país.

Alemania ha tachado de "absurdas" las acusaciones de Erdogan contra Yucel, y Merkel dijo al parlamento que el gobierno trabaja "con todos sus medios" para obtener su libertad.

La canciller dijo a los legisladores que en todas las conversaciones de su gobierno con Turquía, ella y otros funcionarios han insistido en que Turquía debe respetar "la libertad de opinión, la libertad de expresión y la libertad de prensa".

La primera reunión cara a cara entre autoridades turcas y alemanas tras el inicio del último conflicto diplomático fue el miércoles, cuando el ministro alemán de Exteriores, Sigmar Gabriel, y su homólogo turco, Mevlut Cavusoglu, se reunieron para un desayuno en un hotel de Berlín.

Gabriel describió la reunión como "buena, sincera y cordial, pero también dura y disputada", y ambas partes acordaron reunirse de nuevo en Turquía.

___

Lederman reported from Ankara, Turkey. Kirsten Grieshaber in Berlin and Suzan Fraser in Ankara contributed to this report..