Naciones Unidas dijo el jueves que dos de sus empleados, que estaban entre los 11 ciudadanos malasios varados en Corea del Norte por una prohibición que les impedía salir, abandonaron el país.

Los dos trabajadores del Programa Mundial de Alimentos en Corea del Norte llegaron a Beijing el jueves por la mañana, explicó Jane Howard, coordinadora de asuntos globales de la agencia de la ONU.

Pyongyang prohibió esta semana la salida de ciudadanos malasios de su territorio en una escalada del conflicto diplomático que mantiene con Kuala Lumpur. Malasia respondió haciendo lo mismo.

La disputa está relacionada con el asesinato el pasado 13 de febrero de Kim Jong Nam, el hermano por parte de padre del líder norcoreano, en el aeropuerto de Kuala Lumpur. Pyongyang defiende que la investigación tuvo motivaciones políticas.

Aunque Malasia nunca acusó directamente a Corea del Norte, muchos han especulado con que el ataque se orquestó desde Pyongyang.