La agencia matriz de la Patrulla Fronteriza está estudiando la posibilidad de eximir a los veteranos de guerra o agentes policiales de tener que someterse a un detector de mentiras como es reglamentario para todo nuevo empleado.

La idea es parte de una propuesta para poder cumplir con la orden del presidente Donald Trump de añadir 5.000 agentes a la agencia. Está incluida en un memorándum del director interino de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, y fue difundida por el sindicato de la entidad.

El memorándum incluye un plan para crear una fuerza de 26.370 agentes en cinco años.

Kevin McAleenan, el director interino de la agencia, dice que los detectores de mentiras se han convertido en un impedimento para reclutar y contratar a nuevo personal.

En enero, The Associated Press reportó que unas dos terceras partes de los candidatos para trabajar en la agencia reprueban el polígrafo, más del doble del promedio para otras agencias de seguridad.