La policía de España encontró gran cantidad de explosivos en un depósito secreto cerca de la frontera con Francia y los investigadores creen que pertenecían al grupo separatista vasco ETA, informó el Ministerio del Interior español el miércoles.

Los agentes de la Guardia Civil no advirtieron rastros de actividad reciente en los alrededores del lugar, donde se encontraban siete contenedores grandes con los explosivos.

Los materiales fueron encontrados en la zona rural de Irún, una localidad fronteriza en la provincia de Guipúzcoa, en el norte de España, según el ministerio.

ETA anunció en 2011 que renunciaba a la violencia en su campaña para lograr la independencia de las regiones vascas del norte de España y el suroeste de Francia. La organización no ha depuesto las armas ni se ha disuelto.

Las autoridades responsabilizan a ETA de 800 muertes ocurridas de 1968 a 2010.