Una célebre organización contra los secuestros creada en los días más negros del conflicto interno colombiano exacerbado por las drogas cierra sus puertas luego de un cuarto de siglo.

A principios de la década de 1990, la Fundación País Libre organizó algunas de las marchas más grandes en la historia colombiana para combatir la proliferación de secuestros por los rebeldes de izquierda y los cárteles de la droga.

El número de secuestros se ha reducido drásticamente a medida que finaliza el conflicto. La directora actual, María Consuelo Jáuregui, dijo el miércoles que los dirigentes consideran que han cumplido su misión de concientizar sobre el horrendo crimen.

Colombia registró 205 secuestros para cobrar rescate por parte de las pandillas criminales el año pasado, comparado con más de 3.500 en el 2000, el año pico de la violencia guerrillera.