El máximo responsable de derechos humanos de la Unión Europea dijo el miércoles que está "profundamente preocupado" por una nueva ley en Hungría que permite a las autoridades detener a todos los solicitantes de asilo en campamentos en la frontera, incluidas familias con niños y menores no acompañados mayores de 14 años.

Nils Muiznieks, comisionado de derechos humanos del Consejo de Europa, dijo que la medida, que se espera entre en vigor en las próximas semanas, violaría las obligaciones de Hungría contempladas en la Convención Europea de Derechos Humanos.

Muiznieks instó a Hungría a "invertir en alternativas efectivas y accesibles a la detención. En particular, Hungría debería evitar la detención de menores".

"Me preocupa profundamente (que la nueva legislación) agrave la situación ya crítica de los solicitantes de asilo en Hungría".

La legislación aprobada el martes por el gobernante partido Fidesz y el grupo de ultraderecha Jobbik continúa con las duras medidas contra la inmigración introducidas por el primer ministro Viktor Orban, que ha dicho que "las fantasiosas tonterías sobre derechos humanos" no pueden invalidar las leyes húngaras.

El trato que Hungría ha dado a los niños refugiados ha causado particular inquietud entre los activistas humanitarios, y el Consejo de Europa le pidió a Hungría que cumpla con los procedimientos de verificación de edad a los que se ha comprometido.

Según el reporte de la entidad europea, Hungría es el único país que desobedece las instrucciones de que en caso de duda sobre la edad de una persona, se les debe tratar como menor de edad hasta que ello se verifique.

Doris Fiala, encargada de casos de detención de menores en la asamblea parlamentaria del Consejo de Europa, también criticó las prácticas húngaras.

"Los menores no deben ser detenidos en lo absoluto, bajo las normas establecidas en la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, de la que Hungría es signataria", manifestó Fiala.