China aprobó de forma preliminar 38 nuevas marcas Trump, alimentando las preocupaciones por posibles conflictos de intereses y las dudas sobre si el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está recibiendo un trato especial del ejecutivo chino.

La medida abre el camino a franquicias de spas, centros de masaje, clubes de golf, hoteles e incluso servicios de guardas de seguridad y escoltas en China.

Trump dijo que no realizará nuevos negocios en el extranjero mientras ocupe la Casa Blanca. En China son habituales este tipo de registros como forma de defensa para evitar la apropiación de marcas.

Todas las licencias fueron solicitadas en abril de 2016, mientras Trump estaba en campaña. La Oficina de Marcas Registradas de China publicó la lista de aprobaciones preliminares el 27 de febrero y el lunes. Si nadie presenta objeciones, se registrarán formalmente tras 90 días. Todas menos tres están a nombre del propio presidente.