El ministro del gobierno de Australia responsable de suspender la búsqueda del avión de Malaysia Airlines desaparecido dijo el miércoles a familiares y amigos de las víctimas en un servicio religioso por el tercer aniversario de la tragedia que mantiene la esperanza de que aparezca el vuelo MH370.

Darren Chester, ministro de Infraestructura y Transporte, y Angus Houston, exministro de Defensa australiano que coordinó los primeros meses de la búsqueda, estuvieron entre el centenar de personas que asistió a una ceremonia privada en la catedral anglicana de St. John, en la ciudad de Brisbane para conmemorar los tres años de la misteriosa desaparición.

Varias víctimas y familiares de los 239 pasajeros y tripulantes que viajaban en el Boeing 777 viven en o cerca de Brisbane.

Los rescatistas intentaron por todos los medios terminar con la incertidumbre que rodea el siniestro, dijo Chester a los asistentes, entre los que había familiares del neozelandés Paul Weeks y de los australianos Robert y Catherine Lawton y Rodney y Mary Burrows.

"Aunque hasta la fecha no hemos tenido éxito, mantengo la esperanza de que en algún momento en el futuro habrá un avance, se encontrará el avión y podremos responder a más de sus preguntas", señaló Chester.

El ministro anunció que se levantará un monumento en memoria del pasaje y la tripulación en la ciudad costera de Perth, donde se organizó la búsqueda del aparato en el océano Índico. Al acto asistieron además diplomáticos de Malasia, China y Nueva Zelanda.

Antes del servicio religioso, Chester dijo que entendía la frustración que muchos podrían tener porque en el aniversario de la tragedia no hubiese un operativo de búsqueda en marcha.

Australia, Malasia y China suspendieron en enero una búsqueda con sonar del avión tras un barrido de 120.000 kilómetros cuadrados (46.000 millas cuadradas) en el océano Índico, ante la costa suroeste de Australia, que no arrojó pistas de su paradero.

La aeronave cambió su drásticamente rumbo por razones desconocidas durante un vuelo entre Kuala Lumpur, en Malasia, y Beijing el 8 de marzo de 2014.