Vietnam, cuando la atrocidad de la guerra fue mejor fotografiada

  • La exposición y el libro "Vietnam: la guerra real" recuerdan el extraordinario y valiente trabajo de los fotoperiodistas de Associated Press.
  • El editor de la agencia en Saigón, el alemán Hosrt Fass, muerto en 2012, obligaba a los redactores a llevar siempre una cámara, aunque no supieran técnica.
  • Los reporteros de la agencia hicieron las fotos más recordadas del conflicto.
<p>Foto de Horst Faas, el editor gráfico de AP en Vietnam</p>
Foto de Horst Faas, el editor gráfico de AP en Vietnam
AP Photo/Horst Faas, courtesy Steven Kasher Gallery, New York

¿Qué recuerdos permanecen en la memoria colectiva sobre la atroz Guerra de Vietnam (1954-1975)? ¿Los casi ocho millones de muertos(la mitad, civiles) o la imagen del monje budista Thich Quang Ducquemándose a lo bonzo en 1963 en una calle de Saigón para protestar contra la dictadura quee gobernaba Vietnam del Sur?

¿Los siete millones de toneladas de bombas —más del doble de la cantidad de explosivos lanzados en la II Guerra Mundial en Europa y Asia— y agentes químicos con los que el país, Laos y Camboya fueron bombardeados por los EU o la foto de la niña de nueve años Kim Phuc corriendo desnuda y doliente por una carretera tras haber sido rociada con napalm?

¿Los más de siete millones de soldados estadounidenses que combatieron en las selvas de Indochina, casi el 10% de una generación, o la fotografía del general sudvietanmita Nguyen Ngoc Loan en el instante exacto en que dispara un tiro en la sien a un guerrillero vietcong?

Las fotos que hicieron la historia

La Guerra de Vietnam ha pasado a la historia, como ninguna otra, a través de las fotos. Ni siquiera la televisión, que experimentaba el boom de la generalización masiva de los receptores hogareños, pudo competir con el trabajo de los fotoperiodistas que cubrieron la contienda y, en muchos casos, murieron en ella. Gran parte de las mejores imágenes de la guerra, las más reveladoras del sinsentido sangriento de una conflagración que se llevó por delante a millones de civiles inocentes, fueron realizadas por reporteros que trabajaban en la delegación de la agencia Associated Press (AP) en Saigón —hoy llamada Ciudad Ho Chi Minh en honor del líder guerrillero—.

Fass recomendaba a los reporteros acercarse lo más posible a la acción Las tres fotos citadas al comienzo de esta noticia, todas ganadoras del Premio Pulitzer —como otras tres de la agencia en la época, un número de galardones sin parangón—, salieron de reporteros de la plantilla de AP. Algunos ni siquiera eran fotógrafos, pero el editor gráfico de AP en Vietnam, el alemán Horst Fass (1933-2012) obligaba a los redactores a llevar siempre una cámara encima.

Aunque no tuviesen idea de técnica fotográfica, confiaba en su olfato informativo. "Tratad de que la foto esté más o menos enfocada y ya me encargaré yo de hacer una buena copia en el cuarto oscuro", les decía. También les recomendaba acercarse a la acción y ser valientes, porque deseaba mostrar la brutalidad de lo que estaba sucediendo. En 1967 él mismo estuvo a punto de morir desangrado por un tiro.

Monografía y exposición en Nueva York

Las fotos de AP protagonizan ahora un libro y una exposición que resaltan cómo las imágenes llevaron la atrocidad de la guerra a los salones de estar de la clase media, sobre todo la estadounidense, de manera más efectiva y cruda que cualquier otro formato de crónica periodística. La galería Steven Kasher de Nueva York expone, del 24 de octubre al 30 de noviembre, Vietnam: The Real War. A Photographic History by the Associated Press(Vietnam: la guerra real. Una historia fotográfica de Associated Press), una selección de un centenar de fotos de 25 reporteros de la agencia. La editorial Abrams publica con el mismo título una monografía con más de 300 imágenes.

Cuatro de los fotógrafos de AP murieron durante la guerra El Ejército de Horst, como llamaban los demás periodistas a los reporteros de AP, era independiente, no se plegaba a los intentos de los mandos militares de poner cortapisas a la misión de informar y se atrevía a narrar la guerra y transmitir su barbarie como una obligación moral. También ellos pagaron el precio: cuatro miembros de la plantilla de la agencia murieron durante la guerra: Bernard Kolenberg, Huynh Thanh My, Oliver Noonan y Henri Huet. Este último, nacido en Vietnam y de origen francés, es recordado como uno de los mejores fotoperiodistas bélicos de la historia.