La fuga de gas natural de una tubería submarina cerca de la ensenada Cook en Alaska tal vez inició en diciembre, dos meses antes que fuera detectada desde el aire, según la oficina federal estadounidense encargada de la seguridad para los ductos.

La fecha estimada del inicio de la fuga del gas hacia la ensenada Cook —el hábitat de invierno de las ballena beluga, una especie en peligro de extinción— fue presentada por la Administración Estadounidense de Seguridad de Ductos y Materiales Peligrosos en su propuesta de orden de seguridad que emitió la semana pasada y que la misma agencia confirmó el martes.

La fuga de gas natural procesado en un ducto de Hilcorp Alaska LLC que abastece a cuatro plataformas petroleras en la ensenada al sur de Anchorage continúa a una tasa estimada por la compañía de entre 5,847 y 8.779 metros cúbicos (entre 210.000 y 310.000 pies cúbicos) por día.

La tripulación de un helicóptero de Hilcorp detectó el 7 de febrero las burbujas de gas que salían a la superficie a unos 6,4 kilómetros (cuatro millas) de la costa.

Sin embargo, la compañía reportó a finales de enero que había detectado un aumento en la cantidad de gas que escapaba del ducto en enero y comenzó a buscar la fuga, de acuerdo con el informe de la oficina para la seguridad de los ductos.

Un análisis posterior del flujo de gas dejó entrever que la fuga tal vez había comenzado en diciembre, dijo la agencia.

El viernes en la noche, la agencia emitió su propuesta de una orden de seguridad en que exigió que la fuga sea corregida para el 1 de mayo o de lo contrario que la tubería sea clausurada.

Hilcorp tiene 30 días para responder. La portavoz de la compañía, Lori Nelson, dijo en un comunicado que la seguridad del personal de respuesta es la máxima prioridad de la compañía. Agregó que Hilcorp se encuentra satisfecha de que la orden de seguridad propuesta reconoce que la reparación inmediata no es viable.

El ducto se encuentra a una profundidad de 24 metros (80 pies) en el agua. Los buzos no pueden efectuar las reparaciones en las actuales condiciones invernales, que incluyen hielo marino, clima severo y mareas extremas, según Hilcorp.

La compañía comunicó a la oficina federal para la seguridad de los ductos que las operaciones de buceo no pueden comenzar sino hasta finales de marzo como fecha más próxima.