La Asociación Americana de Libertades Civiles demandó un decreto aprobado por legisladores puertorriqueños que convoca a 40 días de ayuno y oración, se informó el martes.

La ACLU dijo en un comunicado el martes que el decreto viola la separación entre la iglesia y el estado. El decreto fue aprobado en febrero después que el presidente de la Cámara de Representantes puertorriqueña Carlos Méndez dijo que la isla necesitaba la intervención divina para salir de una prolongada recesión.

El decreto llama a la "purificación espiritual, material y social" de la población. Desde el 26 de febrero se realizan reuniones voluntarias en las iglesias todos los días de las 5 a las 6 de la mañana.

La ACLU pidió una orden federal para bloquear el decreto y ha cuestionado si las reuniones se organizan con fondos públicos.