Fuerzas del gobierno de Damasco y sus aliados se están acercando a una importante estación de bombeo de agua controlada por el grupo extremista Estado Islámico, dijeron el ejército y un grupo activista el martes.

Las tropas están a solo unas millas de la infraestructura, que abastece de agua a la ciudad de Aleppo, en el norte del país, explicó el Centro Militar de Medios de Siria, controlado por el gobierno.

El avance forma parte de una ofensiva de varios días contra la milicia radical en el norte de Siria, respaldada por la aviación rusa. Tomar la planta aliviaría la escasez de agua en Alepo.

Por otra parte, los jefes mayores de los ejércitos de Turquía, Estados Unidos y Rusia se reúnen el martes en Turquía para discutir la campaña.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, confirmó también aproximaciones a la localidad de Deir Hafer, a la base aérea de Jarrah y a la estación de bombeo de agua de Khafseh.