El gobierno de Sudán del Sur está bloqueando la distribución de ayuda alimentaria urgente y restringiendo a las fuerzas de paz de las Naciones Unidas, de acuerdo con un informe confidencial del secretario general de la ONU y un comunicado de un alto funcionario de ese organismo.

Tanto el informe como el comunicado muestran las condiciones de intimidación que enfrenta la comunidad internacional mientras intenta combatir una catástrofe en esta atribulada nación del este de África.

El informe interno del secretario general Antonio Guterres a los miembros del Consejo de Seguridad, el cual fue obtenido por The Associated Press, denuncia al gobierno de Sudán del Sur por "la destrucción de todo el tejido social en todas las partes del país" y enlista ejemplos "indignantes" de beligerancia por parte de las fuerzas de seguridad de Sudán del Sur.

El gobierno de la nación está bloqueando la asistencia humanitaria, dijo Stephen O'Brien, secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios y Coordinador del Socorro de Emergencia de la ONU, después de una visita de dos días al país el fin de semana.

"La gente ha sido desplazada, tratada brutalmente y violada. Han sido atacados cuando solicitaban apoyo. Esto debe acabar, y debe acabar ahora", afirmó O'Brien en un comunicado.

Al menos 50.000 personas han muerto en la guerra civil de Sudán del Sur, la cual comenzó en diciembre de 2013 como resultado de una lucha de poder entre el presidente Salva Kiir y el exvicepresidente Riek Machar.