Una multitud de personas se congregaron en la ciudad de Selma, en Alabama, para la recreación anual de un evento clave en el movimiento por los derechos civiles.

El domingo se celebró el 52do aniversario de una marcha a través del puente Edmund Pettus sobre el rio Alabama en Selma. El 7 de marzo de 1965, afroestadounidenses que reclamaban su derecho a votar cruzaron el puente de camino a Montgomery pero fueron atacados por la policía. Ese episodio violento se conoce como el Domingo Sangriento.

La marcha pacífica habría ayudado a crear el ambiente idóneo para la promulgación de la Ley del Derecho al Voto en 1965.

Entre los asistentes al acto estuvieron el reverendo Jesse Jackson; la congresista Terri Sewell; el secretario de Estado de Alabama, John Merrill, y el presidente de la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Raza Negra (NAACP) de Carolina del Norte, William Barber.

Según la televisora WFSA-TV (http://bit.ly/2lPWFDi ), en la histórica Brown Chapel se celebró un servicio religioso en el que los oradores recordaron la batalla de los afroestadounidenses por el voto y el papel de la capilla en esa lucha.

El discurso de Merrill, sin embargo, molestó a algunos de los asistentes. Dijo que el gobierno estatal ha estado trabajando para crear más oportunidades para que la gente obtenga una identificación con fotografía y se registren para votar en varis puntos del estado.

"Queremos asegurarnos de que todo ciudadano estadounidense con derecho a voto que sea residente en Alabama esté registrado para votar y tenga una identificación con fotografía para que puedan participar en el proceso electoral al nivel al que quieran participar", explicó Merrill.

Varios espectadores abandonaron el servicio durante la intervención de Merrill, incluyendo el presidente de la NAACP Barber, según WFSA.

"En esta tierra histórica, donde la gente murió por el derecho al voto, no podemos hacer esta hipocresía de la supresión de los votantes", señaló Barber.

El número de personas que cruzó el puente este año fue menor que los que lo hicieron en 2015, cuando el expresidente Barack Obama y su familia encabezaron una marcha con miles de personas en el 50 aniversario de la fecha.