El Departamento de Policía de la ciudad de Nueva York no encontró pruebas de que la caída de 40 lápidas en un cementerio predominantemente judío se haya tratado de actos de vandalismo.

La policía afirmó que después de consultar con la administración del Cementerio Washington en Brooklyn se determinó que las 42 lápidas se vinieron abajo por varias causas, entre ellas el descuido o falta de mantenimiento, y factores ambientales como la erosión del suelo.

Varios cementerios judíos han reportado actos de vandalismo y organizaciones judías han sido objeto de 122 amenazas de bomba en más de 30 estados desde principios de enero.

Las autoridades señalaron el viernes que Juan Thompson, un periodista despedido por inventar detalles en sus notas, efectuó al menos ocho amenazas contra instituciones judías a nivel nacional como parte de una campaña contra su ex novia.