Temor entre sijs tras agresión en suburbio de Seattle

Temor, dolor e incredulidad pasaron por la mente de quienes asistieron el domingo a un servicio religioso en un templo sij después del ataque a tiros a un hombre sij que indicó que su agresor se le...

Temor, dolor e incredulidad pasaron por la mente de quienes asistieron el domingo a un servicio religioso en un templo sij después del ataque a tiros a un hombre sij que indicó que su agresor se le acercó frente a su casa en un suburbio de Seattle y le dijo "regresa a tu país" antes de dispararle.

"Todos los que forman parte de esta comunidad deben estar alertas", afirmó Satwinder Kaur, una líder sij que señaló que cientos de personas acudieron a los servicios religiosos en el templo en Renton, aproximadamente a 1,6 kilómetros (una milla) del sitio donde se registró el ataque la noche del viernes.

"Es atemorizante", agregó. "La comunidad ha sido sacudida".

Las autoridades informaron que un hombre con arma de fuego se acercó al hombre sij de 39 años cuando trabajaba en su automóvil frente a su casa en la ciudad de Kent, ubicada a cerca de 32 kilómetros (20 millas) al sur de Seattle. El FBI ayudará a investigar el incidente, anunciaron las autoridades.

Ken Thomas, jefe de policía de Kent, dijo que hasta el momento nadie ha sido arrestado luego que la víctima recibió un disparo en un brazo, y descartó que alguien más se encuentre en peligro inminente.

"Ésta es una investigación de máxima prioridad y hacemos todo lo posible para identificar y arrestar al sospechoso", aseguró Thomas a través de correo electrónico. Agregó que los residentes de la ciudad de alrededor de 125.000 habitantes debían "mantenerse alertas", pero al mismo tiempo no deben permitir que la agresión afecte su calidad de vida.

La oficina del FBI en Seattle indicó el domingo a través de un comunicado que está "comprometida a investigar crímenes potencialmente motivados por odio", reportó el periódico Seattle Times.

El incidente sucede días después de que un hombre de la India muriera y otro más resultara herido en una balacera reciente en un bar de Kansas, hecho que las agencias federales investigan como un crimen de odio dado que varios testigos aseguran que el agresor gritó "váyanse de mi país" antes de abrir fuego.