El gobernador de Puerto Rico Ricardo Rosselló solicitó el domingo una investigación judicial y exigió la renuncia inmediata del alcalde de Guaynabo, Héctor O'Neill, quien pagó un monto no especificado de dólares como acuerdo para poner fin a una querella por acoso sexual.

"Solicitamos una explicación transparente en respuesta a nuestro reclamo y eso no ocurrió, por lo tanto, el pedido de renuncia al alcalde es final y firme", dijo Rosselló en un comunicado difundido sólo minutos después de que O'Neill ofreció el domingo una rueda de prensa para hablar de la denuncia.

O'Neill, miembro del gobernante Partido Nuevo Progresista, aseguró que las imputaciones son "falsas, malsanas y que intentan lanzar sombras sobre una trayectoria" de varias décadas de carrera política.

Aseguró que las acusaciones formaron parte de una campaña en su contra durante el periodo proselitista previo a los comicios de noviembre.

El alcalde fue acusado por acoso sexual por la agente policial Yenetamine Díaz a finales del 2016, pocos días antes de ser reelecto en el cargo por sexta ocasión consecutiva.

Díaz Zayas explicó en su denuncia que mantuvo una relación sentimental con O'Neill entre 2009 y 2014 y cuando le puso fin, el alcalde comenzó a hostigarla sexualmente y a humillarla.

La denuncia concluyó con un acuerdo de carácter confidencial.

"Es un acto común en los tribunales, es un acto común que uno compra la paz; ambas partes quedan satisfechas", explicó el domingo Joaquín Monserrate, abogado de O'Neill, al insistir que no puede revelar los detalles del acuerdo debido al carácter de confidencialidad.

Diversos medios de comunicación difundieron esta semana la información sobre la denuncia de acoso y que O'Neill había pagado entre 300.000 y 450.000 dólares a Díaz, por lo que el gobernador Rosselló exigió la víspera una explicación sobre el comportamiento del alcalde y el origen del dinero involucrado en el convenio.

O'Neill insistió que en el acuerdo al que llegó con Díaz en ningún momento hubo "admisión, aceptación o reconocimiento de algún acto ilegal, inmoral o impropio de las partes involucradas" y en el monto pagado no se usaron fondos del erario público.

El gobernador Rosselló consideró insuficientes las explicaciones del alcalde, al destacar que todo funcionario público debe cumplir con las normas éticas en sus funciones y en su vida personal y que el gobierno no tolera conductas impropias contra la mujer.

Como presidente del Partido Nuevo Progresista, Rosselló también demandó que el alcalde renuncie a sus posiciones políticas dentro de ese colectivo.

Rosselló también informó que solicitó a la secretaria de Justicia, Wanda Vázquez, una investigación judicial para determinar la veracidad del presunto acoso sexual, las circunstancias del acuerdo y el origen de los fondos que pagó O'Neill.

La procuradora para asuntos de la mujer, Aymat Ríos, informó en un comunicado que su dependencia también realizará una investigación para determinar si el municipio de Guaynabo ha cumplido con los protocolos locales y federales para prevenir y sancionar el hostigamiento sexual.

O'Neill, de 71 años, ha ocupado de manera continua desde 1993 la alcaldía de Guaynabo, uno de los municipios que conforman la zona metropolitana de San Juan. Está casado y tiene ocho hijos.