El Ministerio de Finanzas de China dijo que el domingo que el presupuesto de defensa del país superará por primera vez el billón de yuanes (145.000 millones de dólares), después de que la cifra exacta no se incluyó en los documentos publicados al inicio de la Asamblea Popular Nacional.

Según el ministerio, se invertirán 1,044 billones de yuanes (151.000 millones de dólares), un 7% más que el año anterior, el incremento porcentual más bajo en este siglo.

Un funcionario del ministerio dijo a The Associated Press que la cifra exacta se presentó a los casi 3.000 delegados que asisten a la Asamblea Popular Nacional. No explicó por qué quedó fuera del reporte presupuestario del gobierno, donde suele incluirse. El funcionario habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a informar a los medios.

El sábado, la portavoz de la Asamblea Fu Ying dijo a reporteros que el presupuesto del departamento para 2017 crecería alrededor de un 7% con respecto al año anterior.

Estados Unidos y otros reclaman habitualmente a China que sea más transparente sobre los objetivos de su ambicioso programa de modernización militar, bajo el cual el presupuesto para el ejército creció en dobles dígitos durante gran parte de las dos últimas décadas. Otros observadores señalan que el gasto real del departamento podría ser considerablemente superior porque el gobierno no incluye en él ciertos elementos como la compra de armas en el extranjero.

China tiene el segundo presupuesto para defensa más grande del mundo, aunque supone solo alrededor de un cuarto del gasto de Estados Unidos. Beijing nunca ofreció información detallada de cómo se emplea ese dinero, aunque señala que la mayor parte de destina a mejorar las condiciones de vida de los soldados.

El modesto incremento del 7% demuestra la buena voluntad del gobierno chino para evitar conflictos y respaldar la estabilidad regional, señaló el analista militar Ni Lexiong, de la Universidad de Política y Derecho de Shangai.