Marines filipinos hallan cuerpo de rehén alemán asesinado

Tropas filipinas hallaron el cuerpo de un rehén alemán decapitado por insurgentes del grupo extremista Abu Sayyaf en el sur del país tras agotarse el plazo para pagar su rescate, dijeron funcionarios...

Tropas filipinas hallaron el cuerpo de un rehén alemán decapitado por insurgentes del grupo extremista Abu Sayyaf en el sur del país tras agotarse el plazo para pagar su rescate, dijeron funcionarios el domingo.

Los marines desenterraron la cabeza y el cuerpo de Juergen Gustav Kantner el sábado en la noche en las montañas de la ciudad de Indanan, en la provincia de Sulu, donde la milicia tiene a al menos 31 rehenes más, tanto locales como extranjeros, dijo el comandante del ejército en la región, el general Carlito Galvez Jr.

Kantner, de 70 años, había sido secuestrado en su yate, Rockall, junto a una compatriota en el estado malasio de Sabah el pasado noviembre. La acompañante fue baleada en la embarcación, que se apareció más tarde en el sur de Filipinas, según el ejército. La pareja ya había sobrevivido a un secuestro en Somalia en 2008.

"Una vez más, el mando militar envía sus más profundas disculpas a la familia por no haber sido capaz de rescatar al sr. Kantner a tiempo", señaló Galvez reiterando la promesa de rescatar a otros rehenes y eliminar a Abu Sayyaf.

La canciller alemana, Angela Merkel, calificó el asesinato de Kantner de "acto abominable". El grupo Abu Sayyaf publicó un video de la decapitación en internet.

El presidente del país, Rodrigo Duterte, pidió disculpas a Alemania y a la familia de Kantner después de que fuerzas gubernamentales no pudieran rescatarlo en casi cuatro meses de cautiverio en Sulu, una provincia musulmana pobre a 950 kilómetros (590 millas) al sur de Manila.

Unas dos docenas de soldados filipinos resultaron heridos en enfrentamientos, en los que fallecieron 16 miembros de Abu Sayyaf, durante el operativo para encontrar y rescatar a Kantner. Tras su ajusticiamiento, el ejército intensificó sus ataques por tierra y aire.

Los marines mataron el domingo a cuatro miembros de Abu Sayyaf y se incautaron de siete rifles de asalto cerca de la localidad de Maimbung, en Sulu. Al menos otros 10 insurgentes fallecieron un choque el viernes que dejó 18 heridos entre las tropas gubernamentales cerca de Patikul, dijo el responsable militar en Sulu, el coronel Cirilito Sobejana.

Un informe de inteligencia visto por The Associated Press señaló que entre los rebeldes responsables del secuestro y asesinato de Kantner estaban el comandante de Abu Sayyaf Hatib Hajan Sawadjaan y su sobrino, Mujil Yadah, quien también habría participado en la captura de un noruego, una filipina y dos canadienses en un club marítimo en el sur en 2015. Los dos ciudadanos canadienses fueron decapitados por separado el año pasado.

De acuerdo con el reporte, entre los secuestradores estuvieron Moammar Askali y Idang Susukan. Askali, un joven insurgente, insistió en que Kantner debía ser asesinado según la fecha incluida en su amenaza, pero otros quería esperar más para obtener un rescate mayor, agregó el documento.

Abu Sayyaf, que cuenta con más de 400 combatientes, está en la lista de grupos terroristas de Filipinas y Estados Unidos por sus secuestros, decapitaciones y bombardeos.