Balean a devoto del sijismo en suburbio de Seattle

La policía de un suburbio de Seattle busca a un individuo que hirió de bala en un brazo a un hombre al que dijo "regresa a tu país", según el periódico Seattle Times.La víctima, de 39 años y devoto...

La policía de un suburbio de Seattle busca a un individuo que hirió de bala en un brazo a un hombre al que dijo "regresa a tu país", según el periódico Seattle Times.

La víctima, de 39 años y devoto del sijismo, dijo a la policía que efectuaba labores frente a su casa cerca de las 8:00 de la noche del viernes cuando un desconocido se le acercó, reportó el periódico.

Los hombres que practican el sijismo a menudo cubren sus cabezas con turbantes, una prenda que consideran sagrada, y se abstienen de cortarse la barba. La religión surgió en la zona del Punjab, en el sur de Asia.

Según la víctima, sobrevino una discusión y el agresor le dijo que regresara a su país y le disparó en el brazo, de acuerdo con el periódico.

La víctima indicó a la policía que el agresor medía 1,83 metros (seis pies), era blanco, robusto y llevaba una máscara que le cubría la mitad del rostro.

La policía de Kent señaló al periódico que ha informado sobre el incidente al FBI y a otras agencias policiales.

"Estamos en el inicio de nuestra investigación", manifestó el jefe de la policía de Kent, Ken Thomas, el sábado. "Consideramos lo ocurrido un incidente muy grave".

Jasmit Singh, líder de la comunidad sij en Renton, un suburbio cercano, dijo que le habían informado que el herido fue dado de alta de un hospital, según el Times.

"Está muy conmocionado, igual que su familia", afirmó Singh al periódico. "Estamos perplejos ante lo que está sucediendo, hay que entender lo sucedido. El clima de odio creado no distingue entre nadie".

Los sijs ya han sido antes blanco de agresiones en Estados Unidos.

Después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, la reacción contra los musulmanes en todo el país se amplió y alcanzó a los sijs y su religión.

___

Información de: The Seattle Times, http://www.seattletimes.com