Sudán del Sur sube tarifa de permiso laboral a extranjeros

Sudán del Sur ha incrementado drásticamente las cuotas requeridas a los extranjeros para trabajar en el país —de unos 100 dólares a unos 10.000— pocos días después de que una hambruna fuera declarada...

Sudán del Sur ha incrementado drásticamente las cuotas requeridas a los extranjeros para trabajar en el país —de unos 100 dólares a unos 10.000— pocos días después de que una hambruna fuera declarada en el país.

Incluso antes del incremento, el gobierno había sido acusado reiteradamente de restringir el acceso de ayuda humanitaria durante la guerra civil de tres años en el país. Con la declaración de la hambruna, las solicitudes de acceso van en aumento.

El Ministerio del Trabajo incrementó las tarifas de los permisos laborales a cifras que ahora oscilan entre los 1.000 y los 10.000 dólares, dependiendo de la capacitación del solicitante, de acuerdo con un memorándum del jueves.

El ministro de Información Michael Makuei dijo el sábado a The Associated Press que el aumento de los honorarios se aplica solamente a los extranjeros y busca aumentar los ingresos del gobierno. La mayoría de los extranjeros que se encuentran en Sudán del Sur trabajan en organizaciones de ayuda humanitaria o en la industria petrolera.

El gobierno de Sudán del Sur y las Naciones Unidas declararon a finales del mes pasado una hambruna en dos condados del país del este de África, bajo el argumento de que 100.000 personas estaban en riesgo. Al día siguiente, el presidente Salva Kiir aseguró que su gobierno garantizaría el acceso sin obstáculos para todas las organizaciones de ayuda humanitaria.

Tales promesas han tenido poco efecto. Algunos funcionarios del gobierno de Kiir han manifestado su hostilidad hacia la comunidad internacional, acusándola de interferir en los asuntos del país. El ministro de Asuntos del Gabinete, Martin Lomuro, comentó a la AP que "la mayoría de las agencias (humanitarias) están aquí para espiar al gobierno".

El secretario general de la ONU es uno de quienes han acusado al gobierno de restringir el acceso a la ayuda durante la guerra civil, que ha dejado decenas de miles de muertos y desplazado a más de 1,5 millones de personas del país.

El viernes, la ONU reveló en un comunicado que a las agencias humanitarias se les ha anunciado recientemente que deberán evacuar el poblado de Mayendit, azotado por la hambruna.

El sábado por la noche, tras arribar para una visita, el jefe de operaciones humanitarias de la ONU Stephen O'Brien publicó en Twitter la última promesa del gobierno: "El ministro del Exterior, Deng Alor Kuol, nos dio garantías absolutas de acceso libre a todas las áreas donde la población está sufriendo".

La necesidad es urgente, explicó O'Brien. En otro tuit mostró a un niño con hambruna que, dijo, había escapado de un ataque cuando su abuela lo llevó cargado a través de uno de los pantanos donde se esconden muchos ciudadanos y comen nenúfares para sobrevivir.

"Padres desaparecidos. Miles en situación similar. Horrendo", escribió O'Brien.