Se despeja camino hacia reforma de Departamento de Justicia

La nube política sobre la decisión del secretario de Justicia de Estados Unidos Jeff Sessions de distanciarse de cualquier investigación en torno a la campaña presidencial de Donald Trump podría...

La nube política sobre la decisión del secretario de Justicia de Estados Unidos Jeff Sessions de distanciarse de cualquier investigación en torno a la campaña presidencial de Donald Trump podría tener un aspecto positivo para un funcionario que parece preocupado por la delincuencia, en narcotráfico y la inmigración.

Ahora que Sessions no va a supervisar ninguna investigación de la campaña de 2016, su camino hacia la remodelación que desea hacer al Departamento de Justicia parece más despejado.

Tales gestiones iniciaron casi inmediatamente después de su juramentación el mes pasado. Aunque el anuncio del jueves podría haber robado atención a su intento por socavar las prioridades del gobierno de Barack Obama, Sessions parece determinado a reanudar la misión con la que llegó al cargo.

Los comentarios y medidas iniciales de Sessions corresponden con la reputación de aplicar mano dura a la delincuencia que el ex fiscal federal cultivó como senador por Alabama, y anuncian un cambio inconfundible en áreas críticas de derechos civiles, justicia penal y política de drogas.

Los nuevos secretarios de Justicia usualmente llegan con sus propias agendas. Pero la celeridad con la que Sessions ha actuado para dar marcha atrás a algunos aspectos del legado de sus predecesores demócratas ha consternado a críticos y llamado la atención de los analistas.

"Ha habido transiciones anteriores en que el Departamento toma nuevas direcciones, pero generalmente hay un período en el que los recién llegados estudian y aprenden antes de tomar direcciones drásticamente diferentes", dijo William Yeomans, que pasó cerca de 30 años en el departamento. "Esto probablemente no tiene precedentes en cuanto a la velocidad y del cambio dramático de curso que ha ocurrido".

En apenas semanas, el Departamento de Justicia de Sessions levantó directrices anti discriminación dirigidas a asegurar que estudiantes tránsgenero puedan usar en las escuelas los baños que correspondían con su identidad sexual. El secretario repelió un memorándum que instruía al departamento que eliminase gradualmente el uso de prisiones privadas, diciendo que él las considera necesarias para el futuro. El departamento cambio además su posición sobre un importante caso de derecho al voto en Texas, abandonando su oposición de años a aspectos importantes de la ley electoral del estado.

Sessions ha insinuado un cambio en la posición más tolerante del departamento a la hora de hacer cumplir las leyes de marihuana, diciendo que han más violencia relacionada con esa droga que "lo que uno se imaginaría". Y aunque la gestión del departamento para reformar agencias policiacas con problemas fue central del previo gobierno, Sessions anunció su deseo de reducir el escrutinio federal de las agencias locales, ganándose los elogios de algunos.