Irán probó exitosamente un sofisticado sistema de defensa aérea de fabricación rusa, reportó el sábado la agencia noticiosa oficial IRNA.

La prueba del sistema S-300 se llevó a cabo durante un ejercicio militar reciente de nombre Damvand, el nombre de la montaña más elevada de Irán.

El ejercicio estuvo dirigido a varios objetos que se desplazaban en el aire, incluidos misiles. Con un alcance de hasta 200 kilómetros (125 millas), el S-300 es capaz de rastrear y alcanzar a múltiples blancos simultáneamente, agregó la agencia.

La televisión estatal difundió tomas de misiles lanzados desde la parte trasera de camiones. Indicó que la prueba fue efectuada en el desierto central del país.

Rusia le entregó el sistema S-300 al gobierno iraní en 2016, casi 10 años después del acuerdo inicial. Irán firmó el contrato por 800 millones de dólares para adquirir el S-300 en 2007, pero Moscú suspendió la entrega tres años después debido a fuertes objeciones de Estados Unidos e Israel.

En 2016 entró en vigencia un histórico acuerdo alcanzado entre Irán y varias potencias mundiales, bajo el cual Teherán limitó sus actividades nucleares a cambio del retiro de sanciones.