El detenido exjefe del ejército argentino César Milani fue procesado el viernes por el presunto encubrimiento de la desaparición de un soldado durante la última dictadura y sumó una nueva causa por violaciones a los derechos humanos.

Milani, quien está bajo arresto en la provincia norteña de La Rioja acusado del secuestro y tortura de tres personas, fue acusado formalmente por el juez Fernando Poviña de la cercana provincia de Tucumán de encubrimiento agravado y falsificación de un documento en el cual atribuyó la desaparición de Alberto Ledo -que tenía 20 años y cumplía el servicio militar- a una deserción.

Graciela Ledo, hermana del soldado desaparecido en junio de 1976, dijo al canal de cable Todo Noticias que la decisión del juez "es un avance pero no es lo que nuestra querella pidió" ya que, apuntó, habría pruebas de que Milani habría sido "copartícipe en la desaparición y tormentos" al soldado.

La mujer dijo que pedirán al magistrado que amplíe las imputaciones contra el militar retirado, que fue jefe del arma durante el mandato de la presidenta Cristina Fernández (2007-2015).

Milani ha negado los cargos y puede apelar la medida judicial.

En el dictamen de procesamiento, publicado en el Centro de Información Judicial, el juez Poviña destacó que Milani es sospechoso de "haber insertado declaraciones falsas en las actuaciones que se llevaron a cabo por la presunta deserción del soldado Alberto Agapito Ledo... y de esa manera omitió denunciar la desaparición".

Ledo, un estudiante de Historia que era asistente de Milani en una unidad de operaciones antiterroristas, fue requerido una noche de junio por un capitán para hacer una recorrida de la que nunca regresó. Al día siguiente sus compañeros de campamento recibieron la orden de retirar el equipo del soldado.

Según documentos incorporados a la investigación, antes de su desaparición el ejército ya había incluido a Ledo en un listado de estudiantes universitarios que participaban en organizaciones de izquierda. Por entonces Ledo cursaba la Licenciatura en Historia en la Universidad Nacional de Tucumán.

Milani lleva detenido dos semanas en La Rioja procesado por los delitos de presunto allanamiento ilegal, privación ilegal de la libertad y tortura agravada de Pedro Olivera, su hijo Ramón Olivera y Verónica Matta, acusados de activismo en contra del gobierno militar (1976-1983).

Dirigentes de derechos humanos celebraron el arresto del militar retirado y criticaron que desde el poder político se evitara que Milani fuera investigado. Opositores han acusado a su vez a Milani de organizar durante el gobierno de Fernández una red de espionaje a activistas y políticos.

Varios de estos activistas solicitaron la remoción de Milani del mando del ejército durante la gestión de Fernández, quien desestimó el reclamo. El militar finalmente renunció en junio de 2015 alegando razones personales.