La otrora prometedora campaña presidencial del derechista Francois Fillon, de antemano seriamente golpeada por cargos de corrupción por resolver, sufrió un nuevo revés el viernes con las renuncias de su director de campaña y de su vocero, sumándose a una oleada de deserciones y causando pánico en su partido.

Fillon parecía estar cada vez más solo con las renuncias de dos funcionarios clave, y el abandono de partidarios preminentes. Pero no desistió. Parecía poder con la presión, al contar con una marcha de apoyo planeada para el domingo cerca de la Torre Eiffel y tras tuitear un video en que exhortó a la gente a presentarse a fin "de mostrarle a todos la voluntad de los militantes de Francia".

Una baja participación en el evento tendría un impacto en la legitimidad de Fillon, que se basa en su triunfo en las elecciones primarias sostenidas por conservadores y aspirantes de tendencia centrista.

Ante el declive de Fillon, el ex primer ministro Alain Juppe volvió a ser mencionado como un potencial Plan B para el partido de centroderecha Los Republicanos, que se arriesga a no tener un precandidato mientras se acerca la primera ronda del 23 de abril de la elección presidencial. Una segunda vuelta entre los dos precandidatos más fuertes está programada para el 7 de mayo. Juppe se ha negado anteriormente a ocupar el lugar de Fillon.

"No permitan que nadie los priven de sus elecciones. Les pido que resistan", declaró Fillon en su video por Twitter, una aparente referencia a las deserciones y maniobras para reemplazarlo.

Luego que Thierry Solere anunció el viernes que dejaba el cargo de vocero —para convertirse en el personaje más conocido de la campaña de Fillon en abandonar su puesto hasta ahora_, el conservador recibió un golpe más duro con la renuncia de su director de campaña Patrick Stefanini.

Un breve comunicado de la oficina de prensa de la campaña de Fillon informó que Stefanini presentó su renuncia el viernes por la mañana y que Fillon la había aceptado. Stefanini seguirá en el cargo hasta que termine la marcha del domingo, de acuerdo con el comunicado.

Las partidas de Solere y Stefanini se suman a una serie de deserciones desde la presentación de cargos de corrupción contra Fillon. El tesorero de la campaña y tres legisladores de su partido Republicano anunciaron sus renuncias el jueves.

Nadine Morano, una ex ministra que respaldaba a Fillon, también exhortó al ex primer ministro a retirarse de la contienda.

Fillon dijo al principio que retiraría su candidatura en caso de ser acusado, pero resolvió mantenerla a pesar de que ha recibido un citatorio para conocer los cargos el 15 de marzo. Está acusado de otorgar puestos en el gobierno a familiares suyos que cobraban sueldos sin trabajar, cosa que él niega.