Mubarak es exonerado por muertes ocurridas en 2011

El máximo tribunal de apelaciones de Egipto emitió el jueves una determinación final que exonera definitivamente al ex presidente Hosni Mubarak de cargos relacionados a la muerte de manifestantes...

El máximo tribunal de apelaciones de Egipto emitió el jueves una determinación final que exonera definitivamente al ex presidente Hosni Mubarak de cargos relacionados a la muerte de manifestantes durante la insurrección de 2011 que terminó con sus casi tres décadas de gobierno.

La Corte de Casación rechazó una apelación de fiscales y ratificó un veredicto absolutorio de 2014. El juez rechazó además una petición civil por compensación para familiares de algunos de los cientos de manifestantes que fueron asesinados durante los 18 días de levantamiento.

Mubarak y su ministro del Interior, Habib al-Adly, fueron condenados y sentenciados a cadena perpetua en 2012 por acusaciones de que no protegieron las vidas de los manifestantes, pero otro tribunal anuló el veredicto dos años después con el argumento de que hubo fallas técnicas en el proceso.

El enfermo Mubarak, de 88 años, fue llevado en helicóptero a la sala de la corte desde el Hospital Militar de El Cairo, donde ha residido durante la mayor parte de los últimos seis años, y donde cumplió una sentencia de tres años por cargos de corrupción en un caso separado.

Estuvo sentado en una silla de ruedas en la jaula del acusado durante la audiencia. Cuando fueron leídos los cargos en su contra, el ex dictador respondió: "No sucedió". Más tarde intercambió sonrisas y guiños con alrededor de una decena de partidarios en la sala del tribunal, incluidos sus dos hijos: Gamal, quien era visto como su sucesor, y Alaa.

Mubarak no enfrenta ningún otro cargo y es técnicamente libre de marcharse, pero no estaba claro si saldría del hospital, donde ha estado en años recientes bajo un informal arresto domiciliario.

Mubarak y figuras de su gobierno fueron vilipendiados en los meses posteriores a la insurrección, pero muchos han regresado gradualmente a la vida pública desde 2013, cuando los militares derrocaron a su sucesor surgido de elecciones libres, el islamista Mohammed Morsi, después de un divisivo año en el poder.