Casi un mes después de que al menos dos personas fueran arrestadas por agentes de inmigración afuera de una iglesia en el norte de Virginia, legisladores demócratas de todo el país siguen a la espera de respuestas sobre lo sucedido.

Los arrestos del 8 de febrero frente a la iglesia Rising Hope Mission de Alexandria, que también realiza las funciones de cocina y refugio en tiempos de frío, tocaron una fibra sensible debido a que los detractores afirman que fueron en contra de inmigrantes vulnerables que necesitaban servicios de emergencia. Acusan también que violó las propias políticas de Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) de prohibir tales acciones en locaciones específicas como iglesias, escuelas y hospitales.

Durante una conferencia de prensa realizada el jueves, detractores entre los que se incluyen el senador por Virginia y ex candidato demócrata a la vicepresidencia, Tim Kaine, indicaron que las garantías del gobierno federal de que aún se apegan a la política de proteger locaciones delicadas son una promesa vacía, como lo demuestran los arrestos en Rising Hope.

"Escuchamos ciertas palabras, pero estas no van de acuerdo a lo que la gente ve", dijo Kaine.

Nicholas Marritz, abogado en Legal Aid Justice Center, dijo que los esfuerzos por conocer las identidades de los arrestados y otros detalles sobre las acciones del ejercicio de la ley, se vieron frustrados cuando él y otros activistas fueron a las oficinas regionales de ICE en busca de respuestas.

"Nos dijeron 'no les vamos a dar los nombres, no nos reuniremos con ustedes y por favor váyanse", afirmó Marritz.

Funcionarios de ICE indicaron que se apegaron a las políticas en los arrestos de Alexandria, que ocurrieron en un centro comercial ubicado frente a la iglesia. Un agente de ICE dijo que solo dos personas fueron arrestadas, aunque testigos señalaron que al menos seis personas fueron detenidas.

En un comunicado emitido el jueves, el ICE dijo que "ejerce las leyes migratorias a personas específicas en cumplimiento de las políticas de la agencia y de las leyes federales".

"El ICE no realiza operativos y redadas indiscriminadas a extranjeros", de acuerdo con el comunicado. "La política de ubicaciones delicadas de ICE indica que las acciones de operación en ubicaciones delicadas deben evitarse en lo general. El Departamento de Seguridad Nacional está comprometido a garantizar que las personas que buscan participar en actividades o utilizar los servicios que se brindan en cualquier ubicación delicada, son libres de hacerlo sin temor o duda".

La representante Linda Sanchez, demócrata de California y vicepresidenta de la bancada demócrata en la Cámara de Representantes, dijo que "agentes deshonestos han doblado las reglas" porque se sienten envalentonados a hacerlo debido a la fuerte retórica del presidente Donald Trump en contra de los inmigrantes. También aseguró que el reciente decreto expande de manera importante los parámetros para considerar a una persona un extranjero criminal y por lo tanto se convierte en una prioridad para su arresto y deportación.

El representante demócrata Don Beyer, cuyo distrito incluye a la iglesia, criticó "las políticas de tierra quemada" del gobierno de Trump.

"No se equivoquen con lo que trama nuestro nuevo presidente Donald Trump", subrayó Beyer. "Las nuevas políticas del gobierno de Trump existen para fomentar temor".