Dos pandilleros salvadoreños que tenían un altar satánico en su apartamento en Houston son sospechosos de haber matado a una adolescente y secuestrar a otra, informaron las autoridades.

Miguel Alvarez-Flores, de 22 años y Hernández-Rivera, de 18, comparecieron el miércoles en el tribunal acusados de secuestro y asesinato.

Una joven de 14 años fue secuestrada frente a su escuela el mes pasado y llevada al apartamento, que los acusados compartían con otros hombres, según la fiscalía.

La joven fue retenida ahí por dos semanas, donde fue drogada y violada, dice el prontuario.

La joven dijo a los detectives que otra joven estaba en el apartamento también, pero se rebeló y destruyó el altar satánico. Esa segunda joven fue luego hallada muerta.

No quedaba claro si los acusados contaban con abogados.