El gobierno conservador de Croacia formó un consejo para estudiar los regímenes pro nazis y comunistas del país en el siglo XX, en un esfuerzo para superar las divisiones que persisten en la nación balcánica.

El primer ministro Andrej Plenkovic dijo el jueves que "Croacia sigue enfrentando las consecuencias del legado de los regímenes no democráticos". Añadió que "existen diferentes interpretaciones del pasado, que no están basadas siempre en investigación científica o discusiones de expertos".

La decisión del gobierno ha sido criticada por grupos liberales y judíos, que argumentan que trata por igual el régimen pro nazi croata de la Segunda Guerra Mundial y su sucesor comunista de la posguerra.

Miles de serbios, judíos y rumanos fueron asesinados en el estado pro nazi en Croacia antes de que el país se volviera parte de la Yugoslavia comunista al final de la gran guerra.