Una fiscal pidió un año de prisión para un ex corresponsal de guerra de Reuters por posesión de hachís.

David Fox, ciudadano británico, fue detenido el 8 de octubre junto con el australiano Giuseppe Serafino en la isla turística de Bali, donde la policía confiscó 10,09 gramos de hachís en la vivienda y entre la ropa de Fox.

Al solicitar la pena, la fiscal Erawati Susina dijo que el acusado era culpable de violar la ley antinarcóticos de 2009. Pero pidió una condena leve porque Fox confesó y ofreció disculpas durante el juicio.

Indonesia, donde las leyes antidrogas son sumamente estrictas, suele ejecutar a los traficantes. Más de 150 personas están condenadas a muerte, la mayoría por delitos relacionados con drogas.