Las autoridades alemanas detuvieron a dos ciudadanos sirios que formarían parte del grupo extremista Frente Nusra. Uno de ellos está acusado de presuntos crímenes de guerra por el asesinato de docenas de civiles.

Abdalfatah H.A., de 35 años, habría incurrido en crímenes de guerra por el asesinato, junto a su unidad del Frente Nusra, de 36 empleados del gobierno sirio en marzo de 2013, dijo la fiscalía federal de Alemania en un comunicado el jueves. El acusado habría ejecutado lo que se conoce como penas de muerte de la Sharia, agregó la nota.

Una portavoz de la fiscalía, Frauke Koehler, declinó confirmar las noticias aparecidas en medios alemanes sobre que el hombre habría llegado a Alemania como solicitante de asilo.

El otro detenido, Abdulrahman A.A., de 26 años, pertenecía a la misma unidad de combate que Abdalfatah H.A. Los dos participaron en una batalla armada contra tropas del gobierno de Damasco que incluyó la toma de un gran depósito de armas cerca de Mahin en noviembre de 2013.

Los hombres, cuyos apellidos no se hicieron públicos cumpliendo con las leyes alemanas de privacidad, fueron detenidos el miércoles y el jueves en las ciudades de Düsseldorf y Giessen y sus departamentos fueron registrados. Estaba previsto que el jueves comparecieran ante un juez.

En la unidad del Frente Nusra al que pertenecían los detenidos, según la fiscalía, también estaba Abd Arahman A.K., un sirio en la treintena que fue detenido el pasado junio en Alemania como sospechoso de formar parte de una trama para atentar en Düsseldorf.

Grupos de derechos humanos han presionado a los gobiernos para que lleven a juicio a los sospechosos de crímenes de guerra en Siria, dentro de un esfuerzo por resolver el largo conflicto.

El Centro Europeo para los Derechos Humanos y Constitucionales (ECCHR, por sus siglas en inglés) dijo el jueves que había colaborado en la primera denuncia penal en Alemania contra seis altos cargos de inteligencia militar siria con la esperanza de que la fiscalía federal aceptara el caso bajo el principio de justicia universal.

Este concepto permite a las cortes alemanas juzgar delitos cometidos fuera del país, aunque expertos legales dijeron que es improbable que eso ocurra a menos que haya una posibilidad razonable de llevar a los responsables a Alemania.

El ECCHR presentó su denuncia junto con siete sobrevivientes sirios de torturas y dos abogados sirios.

"En Siria hay impunidad total, lo que produce más violencia. Sin justicia no puede haber una solución política del conflicto", dijo Mazen Darwish, uno de los abogados sirios, citado en un comunicado.