El cuerpo embalsamado de la emblemática tortuga gigante Solitario George, que vivió por años en las islas Galápagos y murió sin dejar descendencia, fue declarado Patrimonio Cultural de Ecuador, informó el miércoles el Ministerio de Cultura.

El ministro Raúl Vallejo suscribió un acuerdo por el que George adquirió ese estatus.

Solitario George arribó un par de semanas atrás a Ecuador y desde entonces es parte de una muestra permanente en instalaciones climatizadas del Parque Nacional Galápagos, en isla Santa Cruz, donde permaneció al menos unos 40 años.

George fue el último de la especie de tortugas gigantes Geochelone abingdonii y murió de causas naturales en junio de 2012 a una edad aproximada de 90 años. Su cuerpo fue enviado al Museo Americano de Historia Natural de Nueva York para que taxidermistas lo preserven para la posteridad. Entre septiembre de 2014 y enero de 2015 su cuerpo fue exhibido al público en esa entidad.

El Solitario George se resistió a aparearse con tortugas de especies afines pese a los intentos de los expertos del Parque Nacional Galápagos, el archipiélago localizado en medio del océano Pacífico a 1.000 kilómetros de las costas ecuatorianas donde se desarrollan con éxito diversos programas de reproducción y crianza de otras especies de tortugas gigantes.

Galápagos fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad en 1979 en reconocimiento por sus especies únicas, animales y vegetales, terrestres y marinas que sirvieron de base para que el científico inglés Charles Darwin desarrollara su teoría de la evolución de las especies.