Connecticut: Restringen alimentos a compartir en escuelas

Funcionarios escolares de un pueblo en Connecticut criticaron las nuevas restricciones a las mesas para compartir alimentos durante el receso en las escuelas, que animan a que los estudiantes donen...

Funcionarios escolares de un pueblo en Connecticut criticaron las nuevas restricciones a las mesas para compartir alimentos durante el receso en las escuelas, que animan a que los estudiantes donen lo que no van a comer a sus compañeros que tengan hambre.

El concepto ha sido promovido por el Departamento de Agricultura (USDA) para reducir los desperdicios, pero son los gobiernos locales los que determinan los códigos de sanidad. De acuerdo con una política de Connecticut que fue actualizada en enero, las cajas de cartón de leche que estén cerradas y la mayoría de las frutas no pueden ser parte del proyecto.

Nick Iannone, de 14 años, creo el año pasado una mesa para compartir alimentos como un proyecto escolar en Wallingford, suburbio de New Haven. Iannone notó que las frutas y verduras que venían con cada almuerzo caliente terminaban en la basura.

"Me di cuenta que nadie come eso", dijo Iannone, que cursa el octavo grado en la Escuela Intermedia James H. Moran.

Estudiantes de todo tipo aprovecharon los alimentos extra, dijo el superintendente Salvatore Menzo, pero él dijo estar preocupado porque el cambio de política podría privar a estudiantes necesitados de los alimentos, incluyendo a aquellos que no toman desayuno en casa.

"Desafortunadamente, el estado de Connecticut ha decidido sacar de la lista de productos aceptables a muchos de los productos que podíamos compartir y que hemos compartido", dijo Menzo.

En un memorando enviado en junio del 2016, el Servicio de Alimentos y Nutrición de la USDA apoyó las mesas donde los escolares pueden devolver alimentos o bebidas ara que otros los puedan agarrar. Si bien el gobierno federal recomendó compartir las frutas y las cajas de cartón de leche cerradas que estén frías, notó que los códigos de seguridad y de alimentos podrían ser más restrictivos.

La idea no ha sido adoptada ampliamente en las escuelas de Estados Unidos, dijo John Williamson, presidente de Food Rescue, que trabaja con escuelas para reducir desperdicios. Indiana, donde él fundó la organización, se ha convertido en un líder nacional. En este estado hay unos 400 planteles que tienen mesas para compartir alimentos o que donan sus alimentos no usados a despensas.

En algunos estados, como en Vermont, se pueden compartir más productos, mientras que en otros, como en Carolina del Norte, se ha prohibido compartir cualquier tipo de alimento que ya haya sido servido. Funcionarios muchas veces desconocen que las donaciones de alimentos escolares están protegidas de responsabilidad por la ley federal Buen Samaritano, del 2011, dijo Williamson.